Huesca

SAN LORENZO 2022

El Club Ciclista Oscense recibe la Parrilla de Oro, que "pone en valor el mundo del pedal en Huesca"

La gala de entrega de esta distinción ha tenido lugar este domingo en el Palacio de Congresos y ha iniciado la cuenta atrás para San Lorenzo 2022

Miguel R. Cored, Eduardo Navarro, Luis Felipe, Miguel Bergua, Ramón Lasaosa y José Mª Caudevilla.
Miguel R. Cored, Eduardo Navarro, Luis Felipe, Miguel Bergua, Ramón Lasaosa y José Mª Caudevilla.
Verónica Lacasa

El Club Ciclista Oscense ha recibido este domingo el reconocimiento de toda la ciudad con la concesión de la Parrilla de Oro. El Palacio de Congresos ha vibrado durante la gala de entrega de esta distinción, que ha iniciado una emocionante cuenta atrás para San Lorenzo 2022 y tras la que ha sonado la música de la Ronda de Boltaña. Después de una espera de dos años a causa de la pandemia de la covid-19, la ilusión por volver a revivir las fiestas laurentinas ha invadido a un auditorio entregado en el que se han dejado ver ya los colores blanco y verde.

El Club Ciclista Oscense se ha alzado con la parrilla de San Lorenzo 2022 por la organización del Gran Premio de San Lorenzo de ciclismo, una cita histórica de las Fiestas por la que han pasado algunos de los mejores ciclistas de España y cuyos antecedentes se remontan a hace más de 150 años. La velada, conducida por la periodista Verónica de Castro, ha reunido a autoridades, miembros de la Corporación municipal, jóvenes ciclistas, mairalesas y a vecinos de la ciudad de Huesca.

En el inicio de la gala se ha proyectado un vídeo desde el que se ha desgranado la historia de la bicicleta en la capital altoaragonesa. Las imágenes han reflejado que Huesca se puede considerar como cuna del ciclismo español. El 12 de diciembre de 1867, hace 155 años, el oscense Mariano Catalán se paseó por las calles de la capital oscense en un prototipo de bicicleta que él mismo había construido basándose en el boceto que Joaquín Costa le hizo llegar desde París tras su visita a la Exposición Internacional de ese año. Años después surgieron en Huesca distintas asociaciones dedicadas a la práctica y promoción del ciclismo como la Sociedad Ciclista Oscense, el Club Velocipedista Oscense o la Sociedad Huesca Ciclista. Las primeras noticias que registran carreras ciclistas como uno de los actos programados durante las fiestas laurentinas datan de 1888, carreras que se sucedieron de forma ininterrumpida hasta principios del siglo XX.

Miguel Bergua, presidente del Club Ciclista Oscense, estaba emocionado al recoger la Parrilla de Oro de manos del alcalde de Huesca, Luis Felipe, en nombre de la junta actual de esta entidad. Le han acompañado sobre el escenario Eduardo Navarro, Miguel Ramón Cored y José María Caudevilla, antiguos presidentes del Club que le precedieron en el cargo. “Estamos muy agradecidos de que el Ayuntamiento de Huesca se acuerde de nosotros, sobre todo en este año en el que vamos a volver a vivir las Fiestas de San Lorenzo otra vez como antes de la pandemia. Nos llena de orgullo y nos da un empuje para seguir trabajando no solo en el Gran Premio Ciclista de San Lorenzo sino para nuestro día a día”, ha manifestado Miguel Bergua.

Este premio, ha dicho, pone en valor el trabajo del Club y hace que esta entidad “siga mirando con optimismo al futuro”.

La distinción, ha añadido, se les concedió “por la colaboración del Club con las Fiestas de San Lorenzo durante todos estos años, pero creo que también por la importancia que tiene el mundo de la bicicleta a nivel de Huesca capital y la provincia”.

En este sentido, ha valorado que cada vez hay más aficionados, “y hay que poner en valor también que la primera bicicleta de Huesca se fabricó a manos de Mariano Catalán y Gregorio Barrio, con esa historia tan bonita de los planos que trajo Joaquín Costa de la Exposición Universal de París de 1867”. Miguel Bergua ha recordado que tras la aparición de la primera bicicleta en Huesca se iban haciendo carreras de velocípedos en las fiestas, en mayor o menos medida, “y en 1949 se hizo la primera edición del Gran Premio de San Lorenzo de ciclismo, como se le conoce hasta ahora”. En 1979, apuntó, se fundó el Club Ciclista Oscense, que fue el heredero de la Unión de velocípedos Oscense y de todos los clubes que se fueron generando”.

La Parrilla de Oro se la ha dedicado “a todos los que han aportado su granito de arena para llegar hasta donde estamos ahora. Esta distinción pone en valor el mundo del pedal en Huesca, es para todos quienes lo componen”.

Miguel Bergua ha señalado que este premio es un impulso para seguir pedaleando. “En estos años hemos crecido mucho, actualmente el Club Ciclista Oscense cuenta con más de 500 socios y este galardón es un aliciente, pero también una responsabilidad de seguir haciendo las cosas lo mejor posible para mantener esta trayectoria ascendente”, ha comentado. El objetivo del Club es, “ya no solo seguir trabajando en el ciclismo de carretera sino en otras modalidades y abrirnos a más campos. Pero sobre todo queremos seguir haciendo las cosas lo mejor posible, algo que con pasión y aprendiendo se logrará”.

Entre las reivindicaciones de esta entidad ha destacado su deseo de ir ganando patrocinadores y que no nos pongan tantas trabas a la hora de realizar pruebas o eventos”.

Cabe recordar que la 69º edición del Gran Premio “San Lorenzo” de Ciclismo, categoría Élite sub-23 de carácter nacional, por circuito urbano, tendrá lugar el 15 de agosto, desde las 11:00 a las 13:00 horas.

“La fiesta ya se huele”

El alcalde de Huesca, Luis Felipe se ha dirigido a los presentes desde el escenario y ha comenzado su intervención citando una estrofa de la canción 'Días de albahaca' de la Ronda de Boltaña : “Échame madre, échame un ramico de albahaca de esa maceta que tienes en el balcón, fresca como el rocío, albahaca perfumada, un beso que Huesca y tú, me dais con amor”. Desde estos versos ha planteado que “la fiesta ya se huele” y ha relatado a continuación una pequeña historia desde la que puso de manifiesto la larga trayectoria del Club Ciclista Oscense y su presencia en las Fiestas de San Lorenzo.

“Hoy rendimos homenaje a este club y a todos los que han hecho posible que durante cerca de 70 años la carrera ciclista de San Lorenzo forme parte de nuestras fiestas, de nuestros recuerdos. Por eso les entregamos la Parrilla de Oro tan merecida y por acuerdo unánime de todos los grupos municipales”, ha comentado. A los cuatro presidentes de esta entidad les ha dado las gracias “por su trabajo y por convertir al deporte en un aparte indiscutible de la fiesta, por dar a conocer nuestra ciudad y por permitirnos disfrutar de una de las mejores carreras ciclista urbanas que se celebran en España”. Tras la gala de entrega de la Parrilla de Oro, la Ronda de Boltaña ha actuado en el Espacio Escénico Exterior del Palacio de Congresos, coincidiendo con el 30 aniversario de la formación. 

Etiquetas