Huesca

urbanismo

El proyecto de urbanización de Harineras podría ver la luz en otoño

Los avances en los trámites hacen que cada vez estén más cerca las obras de construcción en este céntrico espacio que albergará 1.300 viviendas

Recreación de la futura urbanización de Harineras en una imagen cedida por Pirineos Casa.
Recreación de la futura urbanización de Harineras en una imagen cedida por Pirineos Casa.
PIRINEOS CASA

El proyecto de urbanización del polígono Harineras podría aprobarse este otoño. Al darle luz verde se pondrá fin a los trámites administrativos que ha tenido que superar esta iniciativa urbanística con la que se construirán en el centro de la capital oscense 1.300 viviendas, además de locales y oficinas.

Cabe recordar que el pleno del Ayuntamiento de Huesca aprobó el pasado 21 de julio por unanimidad de forma definitiva el proyecto de reparcelación del polígono APR 19-02, conocido como Harineras y cuya extensión abarca 8,5 hectáreas en pleno corazón de la capital oscense.

José Porta, secretario de la Junta de Compensación que reúne a los propietarios de este suelo, afirma que “es una buenísima noticia para todos que esto avance” y confía en que “en pocos meses, concretamente “este otoño, se apruebe el proyecto de urbanización, con lo que se pondrá fin a la tramitación administrativa”.

Con todos estos pasos hacia adelante cada vez está más cerca el momento en el que esta gran extensión de terreno se llene de grúas, máquinas y trabajadores que den forma a los modernos edificios proyectados para el polígono de Harineras, que lleva 20 años bloqueado. Pero José Porta se muestra prudente y respecto a la fecha sobre la que se podrían empezar a construir estos bloques comenta que, de momento, “no se puede precisar”. “El proyecto de urbanización está en trámite en el Ayuntamiento de Huesca. Seguramente el Consistorio querrá incorporar algunas prescripciones y, aunque no se puede hacer una predicción, creo que a lo largo de este año podría estar aprobado”, recalca. Asimismo, plantea que la ley permite la posibilidad de solicitar al Consistorio una licencia conjunta de urbanización y construcción de los edificios, es decir, “que no hace falta que esté la urbanización acabada para comenzar las obras, pero eso lo tienen que decidir los promotores inmobiliarios”. En su opinión, que esta gran extensión se llene de vida “es una buenísima noticia para toda la ciudad, que es la única capital en España que tiene esta cicatriz en el centro, y es una oportunidad única de poder urbanizar esta zona”.

Y también destaca que “hay que pensar que los asuntos relacionados con el urbanismo van muy despacio, y de hecho todo esto es consecuencia del Plan General de ordenación Urbana de hace casi 20 años, de 2003. Todo va muy lento en esta materia”, considera.

Las 1.300 viviendas que se levantarán en este terreno en bloques de hasta 11 plantas serán un importante avance. “Es una buena noticia que se pueda construir vivienda en esta zona y se pueda satisfacer la demanda que hay en estos momentos de pisos en el centro de Huesca, que no existen”, valora. Estos nuevos edificios, dice, “van a ayudar a que se pueda cubrir una demanda que no está en estos momentos satisfecha”.

Transformación

Desde el Ayuntamiento de Huesca, la concejala de Urbanismo, María Rodrigo, destaca que la aprobación definitiva del proyecto de reparcelación “es un proceso fundamental para el desarrollo de este polígono, en el que históricamente y desde hace más de 20 años se viene trabajando en una transformación”.

En esta línea, añade que “parece ser que, por fin, gracias a la colaboración tanto institucional como de la parte privada, vamos a ver posible su desarrollo”.

Por parte del Consistorio, manifiesta “satisfacción por que cualquier parte de la ciudad, y sobre todo en la zona centro, vaya a tener un desarrollo de estas características, a la larga es muy positivo”.

En cuanto a los trámites del proceso, María Rodrigo explica que en un desarrollo urbanístico como este lo primero de todo es el Plan Especial, ya aprobado, y posteriormente la reparcelación, “que es la distribución de las cargas, las obligaciones y los derechos de cada uno de los propietarios del suelo”. Este paso, al que se le ha dado luz recientemente, “es realmente el más complicado porque también allí se distribuyen los gastos que tienen que aportar cada uno de los dueños de los terrenos en función de su participación, del tanto por ciento de propiedad”.

La concejala de urbanismo expone que “ahora ya solamente queda el proyecto de urbanización, en el que ya estamos trabajando y, aunque no se puede dar una fecha concreta, esperamos que en los próximos meses está más que solucionado”.

Una vez que se proceda a la urbanización, “ya vendrían los proyectos de cada uno de los edificios, y podremos ver los trabajos de construcción”.

Y concluye: “Todo depende de los propietarios, pero cuanto antes veamos máquinas trabajando en este espacio mucho mejor”. 

“Hay una falta de producto total, de compra y alquiler”

El sector inmobiliario de la capital oscense valora que las próximas 1.300 viviendas de Harineras darán oxígeno a un mercado en el que la alta demanda no se ve respaldada por una oferta cada vez más escasa.

Javier Caudillo Sarasa, gerente de la inmobiliaria Pirineos Casa, señala que “aparte del revulsivo económico que va a suponer para una ciudad como Huesca, este desarrollo inmobiliario se plantea en un momento en el que hay una falta de oferta y de producto total, tanto de venta como de alquiler”.

En este sentido, comenta que “aquellos con más poder adquisitivo van a querer comprar en el centro de Huesca” y quienes adquieran aquí un piso será “para mejorar”. Surgirá, dice, “un mercado de reposición, ya que el 90 % de los compradores van a cambiar su vivienda. Se van a ir de otras zonas más antiguas para vivir en el centro”.

De esta forma, añade, “se va a generar un mercado de vivienda de segunda mano que va a permitir que otro colectivo de personas pueda acceder a un piso”.

Así, tendrá lugar “un doble efecto, tal y como lo entendemos nosotros, que va a ser muy positivo”. Y apunta que, en su opinión, el proyecto de Harineras “no está pensado para el alquiler, es un mercado de unos pisos ubicados en el centro de Huesca, con unas cargas urbanísticas importantes. Con el coste actual de los materiales es casi imposible hacer viviendas destinadas para alquilar y que salgan los números”, concluye.  

Etiquetas