Huesca

OCIO ESTIVAL

Los ludoparques son un oasis para todos los niños de Huesca

En estos espacios, los más pequeños pueden disfrutar, aprendiendo, además de socializar con los demás 

Las ludotecas municipales son espacio intergeneracional
Las ludotecas municipales son espacio intergeneracional
Pablo Segura

Desde el 1 julio, en los parques de Miguel Servet y Torre Mendoza, los niños de Huesca se dirigen a los ludoparques que el ayuntamiento de la ciudad ha creado en estos dos recintos para su goce. Unos espacios en el que los niños pueden disfrutar, aprendiendo, además de socializar con los demás.

Tras un mes de apertura y con vuelta a la normalidad, la gente se está animando más. María Cáceres, trabajadora en el ludoparque del Miguel Servet afirma que “la gente está respondiendo bastante bien gracias a que las condiciones son favorables”. Ángie López, trabajadora del ludoparque de Torre Mendoza afirma que,“ aunque hay padres que todavía tienen un poco miedo por  la covid, asisten bastantes”,

Estos dos espacios están dirigidos a niños y niñas hasta 12 años. En el caso del ludoparque de Miguel Servet, se ofrecen propuestas con juegos de mesa y actividades deportivas. La apertura será hasta el 8 de agosto y del 16 al 31 de agosto en horario de 11:30 a 13:30 horas y de 19:00 a 21:00 horas.

En cambio, en el de Torre Mendoza la propuesta es diferente porque está más orientado a los juegos deportivos y la apertura será hasta el 8 de agosto en horario de 19:00 a 21:00 horas. Estos espacios cuentan con gran material. Aunque no tienen datos concretos, desde Torre Mendoza afirman que han catalogado más de 950 juguetes, entre los dos ludoparques. “Aquí hay de todo, tenemos desde cocinitas a juegos de mesa para que interactúen padres e hijos”, señala Cáceres, aunque recalca que “lo que más triunfa entre los niños son las motos, triciclos, patinetes y todo lo que tenga ruedas”. La gran mayoría del material es proporcionado por el ayuntamiento, aun así, como afirma Angie, reciben gran cantidad de juguetes donados: “Muchos juguetes son proporcionados por los propios padres de los niños. Ayuda un montón porque tenemos que renovar los juguetes con bastante frecuencia”. Una de las novedades de este año es que los ludoparques son gratuitos. “Hemos luchado entre todos para que, en vez de pagar dos euros, sea gratuito”, afirma López.

Una novedad que ha sido acogida de manera grata por los padres: “El que sea gratuito ayuda a que sea accesible para todo el mundo”, afirma Eva Grasa, madre de una de las niñas que juegan en el ludoparque. Este año, es la primera vez que Grasa lleva a su hija al ludoparque de Torre Mendoza, pero, a pesar de que solo lleva un par de días yendo, se encuentra muy satisfecha: “La verdad es que está muy bien porque, a parte de compartir juguetes, comparten experiencias”. Aun así, considera que podría haber mejoras: “Estaría bien que ampliasen el horario porque, a las siete de la tarde ya es un poco tarde”.

Este tipo de iniciativas surgen a través de las necesidades de los niños porque “demandan el juego libre, que se relacionen con sus iguales y aprenden a recoger los juguetes, que también es importante”. “Es importante para el bienestar de los niños. Ellos son felices”, señala López. Además, cubre una necesidad social: “Esto les hace llegar a algunos niños, juguetes que de otra manera no podrían disfrutar”, considera Isabel Murillo trabajadora en el ludoparque del Miguel Servet.

Etiquetas