Huesca

Alberto García: “Había que volver así, con una feria de relumbrón para volver por todo lo alto”

El director de Tauroemoción espera con gran ilusión la Feria de la Albahaca

Alberto García
Alberto García
Tauroemoción

Han pasado más de 1.000 días desde que los aficionados al mundo del toro disfrutaron de los festejos en la plaza de Huesca, y en vísperas de que la ciudad recupere el pulso festivo y se inicie la Feria de la Albahaca, Alberto García, director de Tauroemoción -empresa que gestiona el coso taurino oscense- ha hablado de cómo se han diseñado los carteles, las expectativas de público, de los aficionados y de otros detalles relacionados con las cuatro corridas de toros y una de rejones previstas entre los días 10 y 14 de agosto.

¿Qué supone para Tauroemoción el haber podido organizar la Feria de la Albahaca?

—Lo primero una ilusión enorme para que todo salga bien. Hemos hecho un esfuerzo inmenso para reunir a un número tan grande de figuras contratadas. Sin duda es la mejor feria de los últimos años. Creo que había que regresar así, después de dos años sin celebrar la feria taurina ni San Lorenzo, había que hacer una feria de relumbrón para volver por todo lo alto.

Para su empresa el estar en Huesca siempre ha sido una apuesta decidida.

—Para nosotros la plaza de toros de Huesca y su feria taurina es muy importante, nosotros somos aragoneses y sabemos que las fiestas de San Lorenzo giran entorno a su feria taurina, son un pilar esencial y por eso intentamos cuidar todos los detalles, ya no solo desde la contrataciones de los mejores toreros, ganaderías o rejoneadores, sino también cuidar todos los detalles de los festejos taurinos populares, de logística y organización, y ponemos todo nuestro esfuerzo humano en ello.

Haga un repaso de los toreros que vamos a ver.

—Es una feria muy importante porque está la máxima figura del toreo mundial actual que es Roca Rey, y lo mismo del rejoneo, Diego Ventura; también está el torero más importante del momento que es Morante de la Puebla y luego muchas otras figuras como el Juli, Diego Urdiales, Pereda, Ginés Marín; maestros que son muy de Huesca, como Cayetano y El Cordobés; y la gran revelación de la temporada, que es Tomás Rufo.

Y bueno creo que es una feria en la que también hemos dado cabida a jóvenes valores, y en este caso un aragonés como Jorge Isiegas, la verdad es que el aspecto en cuanto a toreros y rejoneadores es la feria más importantes que hemos organizado.

¿Y ganaderías?

—Las que vienen están en buen momento. Vamos a ver corridas muy parejas y armónicas, contamos con toros de Antonio Bañuelos, la ganadería triunfadora en la feria de Burgos; El Torero y El Pilar, que tienen mucha movilidad y pensamos que pueden dar una buen espectáculo; la de Castillejo de Huebra es una ganadería que nos pidió expresamente Morante, la corrida es muy bonita de hechuras y confiamos en que se pueda ver una gran tarde de toros. Y en cuanto a la de rejones es otra apuesta con Campos Peña.

Y viendo las venta, ¿cree que la feria funcionará bien?

—Se va a colgar el cartel de no hay billetes al menos un día, cosa que hace muchos años que no pasa en Huesca. El día de Roca Rey, el sábado 13. Y por las sensaciones que tenemos, la plaza se va a ver llena todos los días. La feria ha caído muy bien, la gente tiene muchas ganas de volver a tener fiestas y feria taurina. Además, hemos hecho un esfuerzo muy grande, no aplicando ningún tipo de subida, siendo conscientes de que ahora mismo hay que dar facilidades para que la plaza se llene.

¿Con qué criterios se han diseñado los carteles?

—Hemos intentado que la feria sea equilibrada en todos los carteles. Están las tres máximas figuras: Morante, El Juli y Roca Rey, y los hemos abierto a la máxima figura del toreo mejicano triunfador recientemente en Burgos y Soria, Joselito Adame. Los hemos compaginado con otra figura que refuerce el cartel y un torero joven.

Y respecto al estado de la plaza, ¿demandan alguna mejora?

—El ayuntamiento ha estado estos últimos años haciendo mejoras. Es cierto que todavía le quedan unos retoques, la plaza tiene muchos años y necesita un mantenimiento continúo, pero ahora mismo está en perfectas condiciones para celebrar la feria taurina y esperamos que el consistorio siga en los años venideros, como hasta ahora, dando una partida presupuestaria para arreglos y lo que vaya surgiendo.

¿Cómo es la afición oscense?

—Dentro de la Feria Taurina hay dos fiestas diferentes, lo cual es un ambiente que a la gente que viene de fuera le encanta. El ambiente que se forma en las peñas es muy variopinto, con las meriendas, la animación, mucha gente joven; y en conjunto, da mucho colorido al tendido. Es gente muy alegre que quiere pasárselo bien pero al mismo tiempo apoya y empuja a los toreros.

Pero al mismo tiempo está el aficionado de sombra que es más sobrio, personas a las que les gusta el buen torero. Por eso mismo hemos intentado en todos los carteles que haya variedad para agradar a todos los gustos del público de esta plaza.

Y se han mantenido los abonos para menores.

—En Huesca lo hemos hecho porque lo consideramos fundamental, y no es fácil porque la plaza de toros de Huesca tiene un aforo muy pequeño -caben 5.000 personas- y como podéis imaginar con tanta figura de renombre hay que hacer encaje de bolillos para que salgan los números, pero nosotros lo consideramos fundamental.

Yo tengo 37 años y quiero que haya futuro, no miro a corto plazo, miro a largo plazo y por ello en todas las plazas siempre damos facilidades para que jóvenes y niños puedan ir a los toros, que en otras plazas no las hay.

¿Tiene algo que decirles a los aficionados?

— Simplemente, animar a toda la gente de Huesca a que nos acompañe en estos días, que valore el esfuerzo tan grande que hemos hecho desde la empresa y que disfruten de estas fiestas del reencuentro que creo que es como las debemos llamar este año.

Etiquetas