Huesca

Ramón Lasaosa, concejal de Fiestas: “Deseo que sean unas fiestas de verdad, de las que la gente disfrute”

Muestra su alegría por que la ciudad de Huesca celebre por fin San Lorenzo después de dos años de restricciones debido a la pandemia de la covid-19.

Lasaosa, este 9 de agosto durante la lectura del pregón.
Lasaosa, este 9 de agosto durante la lectura del pregón.
Ayuntamiento de Huesca

La ciudad de Huesca vibra ya con San Lorenzo 2022 después de una larga espera de dos años impuesta por el coronavirus y el concejal de Cultura y Fiestas, Ramón Lasaosa, desea que sean “unas fiestas de verdad, de las que la gente disfrute”. A los oscenses les pide que hagan uso de la responsabilidad y el sentido común durante una semana festiva muy esperada.

A la tercera va la vencida, por fin tenemos Fiestas de San Lorenzo tras dos años de espera por la covid, ¿cómo valora este gran paso hacia adelante?

—Realmente es importante que haya fiestas porque ya nos da una sensación de vuelta a esa normalidad que esperábamos. Quiero empezar a dejar de hablar de la covid, es decir, sabemos que está allí, tenemos que ser responsables y que cuidarnos, pero llega un momento en el que no podemos estar eternamente con restricciones. Hay que tratar la enfermedad de otra manera y espero que pronto llegue una vacuna realmente efectiva. La verdad es que sí, que a la tercera ha ido la vencida.

¿Cuál es el momento de las fiestas que más ansía revivir?

—Para mí, el momento más emocionante es el del chupinazo. La verdad es que la sensación de 2019 fue muy especial, y por fin lo hemos vuelto a disfrutar. El lanzamiento del cohete marca el principio y luego creo que todo va a ser como una vorágine super rápida.

¿Ha sido fácil preparar las fiestas de este año después de dos años de paréntesis?

—Ha sido fácil por los técnicos, porque sobre todo los del área de Fiestas ya tenían experiencia, pero al mismo tiempo sí que hemos notado ese parón de dos años porque se pierden costumbres, tiempos y se olvidan problemas que cuando los tienes el año anterior se recuerdan con más viveza. Ha sido un poquito más dificultoso, sí que se ha notado el parón y ha habido otros problemas añadidos. Por ejemplo, a la hora de dar forma a la programación musical ha sido muy complicado porque hay muchos festivales, algunos quieren exclusividad de los artistas y han subido los cachés con respecto a 2019 entre un 20 y un 40 %.

¿Se ha estirado mucho el presupuesto?

—Hay que tener en cuenta que el presupuesto del que se dispone es el de un año, no la suma de los tres años. Insisto siempre en que no nos hemos ahorrado los gastos de los dos años anteriores en lo que no ha habido San Lorenzo, porque se ha dedicado a otras cosas mucho más importantes que las fiestas. Parece que ya no nos acordamos de que hubo una temporada en que todos queríamos que nuestros contenedores olieran a lejía a todas horas porque eso nos daba sensación de desinfección, que las calles estuvieran limpias, que atendiéramos a nuestros mayores, a los transeúntes, etcétera. Ha sido muy duro y ha habido que destinar muchos recursos. Entonces este año con el mismo presupuesto que en 2019, aproximadamente, de cerca de 778.000 euros, hemos hecho lo que hemos podido. Creo que se ha hecho una buena programación, con unos 300 actos y más de 100 horas de música en directo, e invitaría a la gente a que vaya a los conciertos porque se va a llevar sorpresas muy gratas. Tenemos a Marc Seguí, Ixo Rai, Barón Rojo, Amparanoia y Che Sudaka o la Mala Rodríguez con Queralt Lahoz. Los jóvenes vienen a tener, mínimo seis horas de Dj diarios organizados por el Ayuntamiento, más grupos musicales y otras actividades.

La firma del convenio con las peñas recreativas ha dado mucho de qué hablar, ¿estaba justificada esta polémica?

—De los últimos 14 años, este 2022 es el tercer año, en condiciones normales, que más pronto se firma y que más pronto van a cobrar. En los tres años completos que gobernó el Partido Popular en el Consistorio, no en los de entrada o salida, los convenios se firmaron el 25 de julio, el 30 de julio y el 3 de septiembre. Siempre más tarde que el nuestro, que se firmó el pasado 21 de julio. Además, las peñas ya han cobrado el 50 % de la subvención, mientras que en 2012, 2013 y 2014, se abonó el 16 de agosto, el 8 de agosto y el 26 de septiembre, respectivamente. Y no voy a entrar en polémicas innecesarias y poco productivas para las fiestas.

¿Qué repercusión económica estiman que van a dejar las fiestas en la ciudad?

—No hemos hecho ningún estudio respecto al impacto económico pero basta con ver que en 2019 en el fin de semana de San Lorenzo se duplicó la población de Huesca. Además, tenemos la hostelería prácticamente llena para las fiestas, los almuerzos de día 9 estaban también completos desde hace semanas, y si a eso le sumamos la gente que puede venir de fuera estimamos que la repercusión económica va a ser fuerte. Hay hosteleros de la capital oscense que se han preparado con un 20 % más de producto que en 2019, con lo cual eso representa una inversión muy fuerte. Y vuelve la Feria Taurina de la Albahaca, y hay mucha afición por los toros.

¿Qué mensaje lanzaría a los oscenses para estas fiestas?

—Hay que buscar ese punto de responsabilidad, el sentido común. Si alguien piensa que tiene síntomas compatibles con la covid, que no salga de casa o al menos que se ponga una mascarilla. Si se bebe, hay que hacerlo con responsabilidad y hay que intentar comportarse con todo el mundo como queremos que lo hagan con uno mismo.

¿Y a San Lorenzo qué le pediría?

—Casi le pediría más cosas a Santa Paciencia (risas). A San Lorenzo le pediría que después de dos años tengamos unas fiestas como las que todos queremos, que sean divertidas, que nos acompañe el tiempo, que podamos estar por la calle, que nos reencontremos con la familia y los amigos que a lo mejor no hemos podido ver en dos años porque solo vienen por San Lorenzo a la ciudad. Deseo que sean por fin unas fiestas de verdad, unas fiestas con mayúsculas de las que la gente disfrute. Por supuesto, esto tiene que ir de la mano de la responsabilidad

Etiquetas