Huesca

SAN LORENZO 2022

Un día más con llenazo entre banderas de España, sangría y charangas

Los casi 40º no han amedrentado a los taurinos que han acudido sin falta a la tercera cita de la Feria de la Albahaca

Ambiente de las peñas en la grada de sol.
Ambiente de las peñas en la grada de sol.
Pablo Segura

El mercurio rozando los 40º no ha sido suficiente para frenar la ilusión de los jóvenes que con sus carros y neveras esperaron con una cerveza en la mano a las puertas de la plaza.

Tras la carrera para coger un asiento en el que evitar que una lluvia de comida caiga sobre sus cabezas, Sol ha vuelto a teñirse de blanco y verde con grupos de amigos armados con un arsenal de abanicos y pulverizadores para combatir el calor. Ellos son el ambiente. Los olés más fuertes, los mejores amigos de la charanga y el mayor apoyo para los diestros -a menos que decidan que la faena es mala y respondan con una de lluvia de latas y botellas sobre el albero-.

También son los fans más pacientes. Su tarde de toros empieza a las tres de la tarde, en una interminable espera y una carrera de carros y neveras en busca del mejor sitio. Y en tardes como la de este viernes, es de agradecer que sea al lado de la generosidad de un compañero de tendido que te duche con su pulverizador.

Y cuando todos estuvieron en sus puestos empezó la fiesta. Antes de que llegara ningún aficionado a Sombra, las charangas ya sonaban en Sol y los jóvenes taurinos empezaron a marcar el ritmo de la tarde. A las 18:30 horas, el público se ha levantado para corear el himno de Eurovisión más taurino que indica el comienzo de la jornada.

Era la tercera cita de la Feria y, como todos los días, la lluvia de confeti y papel higiénico ha dado la bienvenida a los diestros que han toreado ante un público agradecido. En Sol, un público patriótico hondeada banderas de España en el tendido. Algunas, aclamaban que “viva la fiesta nacional”. Y en Sombra -casi hasta los topes también- reinaron la seriedad y atención habituales.

En ambos lados del tendido ha habido unánime ajetreo de abanicos que recordaban el calor de la tarde. Especialmente acusado para esta fecha del año. Y una sacudida de pañoletas verdes para pedir las orejas.

Con la muerte del tercer toro ha llegado el ecuador de la cita y el momento favorito para muchos de los asistentes -de Sol, por supuesto-.

Y ¿qué tienen hoy para merendar? “De primero empanadillas y rollitos y de segundo albóndigas con tomate. De postre melón y trenza de Almudévar”. Es el mení para los amigos de Manuel Sampériz, un aficionado.

A partir de aquí ha llegado la fiesta de verdad que ha terminado, como siempre, con el salto de Sol al grito de ‘es cheposo el que no vote”.

Etiquetas