Huesca

SAN LORENZO 2022

Cerca de cien gaitas suenan en la IX Trobada laurentina

Siete agrupaciones, procedentes de Ayerbe, Sabiñánigo, Zaragoza, Barbastro y Huesca, se dan cita para recuperar la tradición de esos instrumentos  

Encuentro en las Cuatro Esquinas de las diferentes agrupaciones de gaiteros, mientras bailan los danzantes de Sabiñánigo.
Encuentro en las Cuatro Esquinas de las diferentes agrupaciones de gaiteros, mientras bailan los danzantes de Sabiñánigo.
Pablo Segura

“Enseñar las actividades que tiene la gaita, comúnmente y tradicionalmente; con gigantes, por ejemplo, que en esta ocasión no ha podido ser, aunque sí lo fue en las ocho ediciones anteriores; con danzantes, o en muchos otros momentos del pasacalles”. Ese es el objetivo de la IX Trobada de Gaiteros de Aragón y quien habla es Alicio García, al frente del los Gaiters de Tierra Plana, organizadora del encuentro. 

Son cerca de las 19 horas, momento en el que está previsto que desde cuatro puntos diferentes de la ciudad -desde la plaza de la Catedral, la plaza de San Antonio, el Coso Alto y el Coso Bajo- salgan las y los componentes de las diferentes agrupaciones; Danzantes de Sabiñánigo, Gaiters d’O Semontano de Balbastro, Barfulaires de Ayerbe y Escuela municipal de folclore de Huesca, Bucardo Folk Aragonés, La Quinta del Sordo Chen de Gaita y los propios Gaiters de Tierra Plana.

A esa hora, se empiezan ya a escuchar la música que producen la gaita y la dulzaina. Sonidos que para Alicio resultan “muy sentimentales, me crea tranquilidad, paz y armonía”.

Cerca de cien gaiteros, y gaiteras, que se dan cita con el objetivo, de recuperar unos instrumentos que tuvieron “mucha tradición en Aragón y mucha más en la provincia de Huesca”, explica Alicio García.

Una de las columnas, que partía del Coso Alto, caminando hacia el punto de reunión.
Una de las columnas, que partía del Coso Alto, caminando hacia el punto de reunión.
Pablo Segura

Celia Lanaspa, de la agrupación Danzantes de Sabiñánigo, lleva tocando 10 años la gaita. Empezó tocando la guitarra. Por entonces ya bailaba con los danzantes y se animó a probar. Lo que le cautivó, “el ambiente que se crea con la gente y el sonido, que es peculiar”.

Primera trobada para algunos

Sobre las 19.30 aparecían las diferentes columnas de gaiteros, procedentes de Huesca, Ayerbe, Barbastro, Sabiñánigo y Zaragoza, en las Cuatro Esquinas, donde interpretaron varias piezas juntos, entre ellas San Lorenzo. El pasacalles continuó hasta la plaza de San Lorenzo, en donde también se realizaron interpretación propias de cada grupo y algunas otras conjuntas. 

La agrupación La Quinta del Sordo Chen de Gaita llegaban de Zaragoza “y es la primera vez, es nuestro bautizo”, dice dulzaina en mano Javier Loras. Entre sus integrantes, los hay que tocan también la tarota. La participación en este encuentro es “ilusionante”, también por contribuir a recuperar estos instrumentos, que muchas veces se asocian más con otros territorios de España. “Fue más frecuente hasta mitad del siglo XX, cuando empezaron a desaparecer los gaiteros y dulzaineros”.

Etiquetas