Huesca

PATRIMONIO

Quicena quiere gestionar las visitas al castillo de Montearagón

Pretende implantar un modelo de uso turístico y patrimonial como en Loarre

La reapertura en el Castillo de Montearagón sigue sin tener fecha fija.
La reapertura en el Castillo de Montearagón sigue sin tener fecha fija.
Rafael Gobantes

Las obras del Castillo de Montearagón aún no están terminadas, “quedan algunos aspectos por colocar. No hemos hecho ninguna visita, pero faltaría la cartelería e información fotográfica”, una suerte de paneles informativos “por colocar a la entrada del castillo”, explica Rafael Blasco, alcalde de Quicena, donde se espera que esta rehabilitación se termine muy pronto. Aunque de momento siguen a la espera de que el Ministerio de Cultura diga cuándo y cómo. Mientras, se definen cómo lo gestionarán.

El futuro de esta edificación será el uso y gestión turístico patrimonial de una forma similar a como se hace con el Castillo de Loarre. “Desde el Ayuntamiento de Quicena intentaremos gestionarlo, para lo que estamos en contacto con la comarca de La Hoya para recibir asesoramiento por su parte para ver cómo lo podemos hacer”, explicaba Blasco.

La recuperación del Castillo de Montearagón “va a ser un hecho muy bueno para el municipio, la comarca de La Hoya de Huesca”, afirma Blasco, quien pone en valor las obras acometidas que en un principio buscaban “quitar la peligrosidad que había de todo tipo de derrumbes de piedras” y que “una vez acondicionado, la visita sea segura”, añade.

Es precisamente la seguridad el motivo por el que la edificación, a la que antes de las obras se accedía de manera libre, vaya a contar, una vez finalizadas, con un único acceso mediante llave. Esto “va enfocado a evitar posibles actos vandálicos”, explica Blasco, “una seguridad más” y también para que además “se pueda visitar tranquilamente”, para lo que se quiere “un plan estructurado y bien explicado” en referencia a posibles visitas turísticas guiadas.

Una vez rehabilitado, el Castillo de Montearagón facilitará dar a conocer “la zona este de la Hoya de Huesca”, además de parte de “la historia de Aragón y toda su cultura”, augura el regidor de Quicena.

Jornadas para saber

En este sentido, en la Asociación de Amigos del Castillo de Montearagón se muestran conformes con estas ideas que todavía no tienen una forma concreta sobre el futuro de esta fortificación. Su presidente Antonio Turmo, añade: “Entendemos que el patrimonio si se trabaja con respeto es una fuente de valor”.

Desde la Asociación sí se quiere, en combinación con el Instituto de Patrimonio Cultural de España y con el Instituto de Estudios Altoaragoneses -con quien ya han hablado-, plantear, una vez reabierto el castillo, “hacer una o dos conferencias con los técnicos que han trabajado en la rehabilitación, en octubre, noviembre o cuando sea, en abierto, para explicar a la gente de Huesca qué inversión se ha hecho, qué trabajos se han llevado a cabo y qué se ha encontrado, y que la gente pueda ver y preguntar”, añade.

También han planificado que se puedan celebrar unas jornadas de puertas abiertas, que puedan ser programadas, bien “por el Ayuntamiento, la Asociación o el Instituto”, continúa, “para que la gente vea lo que se ha hecho. Entendemos que hay ganas de saber, también qué significa lo que se ha realizado, y si el entorno lo permite que se hagan unas visitas guiadas gratis, así como alguna sesión del antes y del después de las obras, mediante fotografías”.

Aunque les hubiera gustado que el proyecto fuera más ambicioso y “se hubieran hecho más cosas”, valora positivamente los trabajos acometidos, en relación al proyecto. Es más, “en medio del ciclo de obras se hizo una extensión del proyecto, en la que se incluyó la rehabilitaran de los tejados de la Iglesia, que no estaban contemplada”.

Por ello en la Asociación se muestran “contentos con que se hayan hecho estos trabajos, que se estabilice el cerro, y la Torre Albarrana, que no se apreciaba pero se estaba deslizando”. En definitiva, trabajos, que hacen que el castillo “perdure”. 

Etiquetas