Huesca

la vuelta al cole

Mezcla de ilusión y nervios para comenzar un nuevo año escolar

La nueva ley de Educación marca la organización de los centros y de los equipos docentes

Docentes del Ceip Alcoraz, ultimando preparativos en el centro.
Docentes del Ceip Alcoraz, ultimando preparativos en el centro.
A. R. M.

Nervios e ilusión, algo de estrés y premura, reuniones de los equipos docentes... Este era el ambiente que se respiraba este miércoles en los centros educativos, para conseguir que este jueves todo esté listo para recibir a los 26.532 alumnos y alumnas, de Infantil, Primaria y Secundaria que comienzan las clases en la provincia de Huesca.

Una víspera que llegaba tras días de “trabajo arduo para adecuar las aulas para recibir al alumnado”, explicaba Pilar Andreu, directora del Ceip Alcoraz, en la capital oscense, “porque además se ha incorporado bastante profesorado nuevo”. De los 28 docentes que tiene este centro, 9 son nuevos, lo que no significa un aumento de plantilla, “de hecho tenemos medio profesor menos”, señalaba Andreu.

Este curso comienza marcado por la implantación de la nueva ley de Educación, que conlleva cambios de metodología y del sistema de evaluación para unificar a todos los niveles; en las materias, obligando a revisar currículos y diseñar nuevas programaciones didácticas, al tiempo que se acometían las tareas propias de preparación para el inicio del curso escolar; organizar horarios, diseñar los grupos, acomodar las instalaciones tras dos meses sin la presencia de estudiantes o recibir a nuevas incorporaciones de docentes.

Como en el Ceip Pedro J. Rubio, donde su director, Alfredo Toro, afirmaba estar “a la espera de cubrir todas las vacantes”, pues “4 o 5 plazas se han adjudicado hoy (por este miércoles)”; por lo demás, señalaba entre reunión y reunión, “a la espera de que comience el curso con normalidad”.

Maria José Betrán es una de esas nuevas profesoras que dará clase en el Alcoraz: “He venido para Educación Física y me ha tocado tutoría de 6º”. Con las mesas ya dispuestas en grupos de cuatro, rompiendo el esquema clásico de filas frente al docente y recuperando las distancias a las que había obligado la pandemia, Betrán explica que se trabajará con la metodología del aprendizaje cooperativo

Así, “cada niño tendrá un rol diferente”, que rotará cada cierto tiempo “de forma que todos asumen distintos papeles y aprenden a respetar el rol de los demás”. Esto favorecerá también que quienes tengan un nivel de destrezas mayor que los demás puedan “compartirlas, lo que es un enriquecimiento”, señala Betrán.

Falta de tiempo

Misma atmósfera en los centros de Secundaria, como el IES Lucas Mallada. Su director, Fernando Sanz, explica que llevan días manteniendo reuniones entre jefatura de estudios y profesorado, “explicando los grupos, qué alumnos llevarán, que procuramos que sean homogéneos; revisando unidades didácticas” o asistiendo a familias y estudiantes que acuden al banco de libros.

Sanz confiesa que el cambio al que obliga la ley “puede ser positivo”, pero como docentes echan en falta más tiempo y formación “para entender como tenemos que trabajar”, manejar los nuevos conceptos metodológicos, lo que les lleva a estar “intranquilos”.

El IES Pirámide, por su parte, retrasa el comienzo al viernes 9, debido a que recibieron la confirmación del cupo total de profesores el pasado lunes. Tras lo cual hay que repartir las materias y elaborar los horarios, lo que hace “imposible comenzar en las fechas previstas”, explicaba Fernando Mur, director del centro. El cambio ha sido autorizado por la Dirección Provincial de Educación.

Etiquetas