Huesca

RECURSOS HÍDRICOS

Huesca gasta, incluso en sequía, más agua que la media española

Las reservas de Vadiello bajan entre 24 y 30 millones de litros cada día, si bien también se coge de Valdabra

Imagen del embalse de Vadiello, a un 16,5 % de su capacidad
Imagen del embalse de Vadiello, a un 16,5 % de su capacidad
Verónica Lacasa

El consumo de agua se ha reducido en el último mes hasta un 24 % en Huesca capital, pero a pesar de las medidas decretadas por el Ayuntamiento y el llamamiento a la ciudadanía para un consumo responsable, la ciudad gasta más agua que lo que está estipulado como media española. Y lo peor, lo hace incluso en plena sequía como la que asola el país, que ya ha dejado los embalses bajo mínimos y ha hecho que eso de mirar al cielo no sea ya solo cosa de agricultores.

La media de consumo diario por persona en Huesca ciudad, según los datos ofrecidos por el Ayuntamiento, ha bajado de 21.000 m3 a 15.000 m3, o sea, de 381 litros diarios por persona y día a 272 actuales, tomando como referencia una población de 55.000 habitantes.

Sin embargo, en España, el consumo medio de agua en los hogares fue de 133 litros por habitante y día, según la última ‘Estadística sobre el Suministro y Saneamiento del Agua’ del Instituto Nacional de Estadística (INE) que hizo pública este mismo verano y en la que se revelaban los datos de 2020.

¿El doble que la media?

No obstante, no existe una cifra única para esta media. La Fundación Aquae lo sitúa en 142 litros por persona y día. Pero el consumo oscense se situa más cercano a los números que estima la agencia europea de Medio Ambiente, que asegura que en la península se alcanzan los 265 litros por persona y día. En plena sequía, Huesca estaría un poco por encima de esta media. La ONU es más severa y en sus estudios eleva el consumo en España hasta los 320 litros.

La alta media no es solo de Huesca capital. La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) asegura que Huesca y los otros 16 municipios que también se abastecen de Vadiello (48 núcleos de población en total en los que habitan una media de 70.000 habitantes) gastan al año 7 millones de m3 (siete mil millones de litros de agua), casi la mitad de la capacidad total de este pantano.

Vadiello desembalsa de 24 a 30 millones de litros por día

En la actualidad, el pantano de Vadiello, con 2,5 hectómetros de capacidad acumulada, desembalsa entre 24 y 30 millones de litros por día, según los datos que se recogen en el Sistema Automático de Información Hidrológica (Saih) de la Confederación del Ebro (CHE). No obstante, desde el organismo de cuenca explican que del agua que sale de la presa, unos 100 litros por segundo, está destinada al mantenimiento del caudal ecológico del río Guatizalema. El resto, explican, para el abastecimiento de los 48 núcleos de población incluida Huesca que suman una población que ronda los 70.000 habitantes, ya que ahora, subrayan, apenas hay compromisos de riegos que en otras épocas sí tiene el embalse.

Con estas cifras, en el mejor de los casos, la media es de 220 litros por habitante y día. Pero a ello hay que sumar algunos más, ya que Huesca capital desde hace ya unas semanas también está cogiendo agua del canal del Cinca, de Valdabra, gracias a la traída que se realizó en plena crisis de abastecimiento, también por una voraz sequía, en el año 2005. Tanto el consistorio como la CHE confirmaron que se está utilizando esta tubería de suministro.

Un 21 % se pierde en fugas en Aragón

En la ecuación hay un tercer dato, y es importante, las fugas y averías. Dolores Fornals, directora del Instituto Aragonés del Agua, en una reciente visita a Huesca precisamente para poner en marcha una Mancomunidad de aguas de Huesca y su entorno, recalcó que en Aragón un 21 % del agua que entra en las redes no llega al consumo humano debido a fugas.

En Huesca, un informe encargado por el propio Ayuntamiento en 2018 a una consultora especializada para abordar el consumo, tomar medidas de ahorro y concienciación, y poner los cimientos de esta agrupación, aumentaba la cifra hasta el 34 %.

La llegada del otoño ha dejado cielos encapotados y algún primer chaparrón como el de la tarde de este viernes. Pero han sido tan solo pequeños amagos. Mientras llega la ansiada lluvia cabe recordar que una ducha rápida gasta entre 35 y 70 litros frente a los 200 de un baño en la bañera, relajante sí, pero caro en consumo. Cerrar el grifo mientras uno se lava los dientes o se afeita hace que el gasto sea de entre 1,5 y 3 litros, muy lejos de los entre 30 y 75 que supondría dejarlo abierto. El lavavajillas utiliza la mitad del agua que se emplea si se lava a mano y limpiar el coche, la barbaridad de hasta 500 litros, casi cuatro veces lo que se supone que es el consumo medio de una persona. 

Etiquetas