Huesca

DÍA DE LA VISTA

Los expertos advierten: en el año 2050, el 50 % de la población será miope

El tratamiento de las ópticas puede frenar el avance hasta en un 70 %

El biómetro es un instrumento de las ópticas para medir el crecimiento de la miopía.
El biómetro es un instrumento de las ópticas para medir el crecimiento de la miopía.
Elena Jordán

Los especialistas del campo de la visión insisten: “es fundamental la revisión periódica”. Los datos hablan por sí solos. La comunidad científica advierte de que en el año 2050, el 50 % de la población será miope.

Este defecto ocular preocupa especialmente a los optometristas. “Detectarlo lo antes posible en niños a partir de los 6 años y hasta los 15 es clave”, advierte Celia Aineto, gerente del centro óptico Arenas. Es importante la detección en esta edad de crecimiento debido a que “si crece el ojo, crece la miopía”, explica Aineto.

Por ello, la óptica Arenas ofrece mecanismos de revisión para controlar su avance. A través de un Biómetro se mide la longitud del globo ocular. “Si cuando se está en tratamiento vemos en las revisiones que ha aumentado la longitud, quiere decir que ha aumentado la miopía”.

¿Cómo controlar este avance? Tanto Óptica Arenas como Federópticos Pérez Bolea ofrecen tratamientos innovadores que frenan hasta en un 60-70 % el crecimiento de la miopía. Las soluciones difieren según las preferencias del paciente: cristales oftalmológicos o lentes de contacto. Ambos centros han comprobado su eficacia en decenas de niños y adolescentes desde su implantación.

“Existen factores genéticos y ambientales”, define Álvaro Pérez Bolea, director de Federópticos Pérez Bolea. Este hecho explica que la miopía haya ido en aumento desde la pandemia “y de forma muy rápida”.

Una mayor exposición a la luz de las pantallas de los dispositivos digitales ha generado nuevos casos. Esta afección visual “no sólo afecta a la vida cotidiana del paciente, sino que tiene sus consecuencias en el aumento del riesgo de otras patologías más graves como es el glaucoma o la afectación de la mácula”, indica Celia Aineto.

La luz del sol inhibe el crecimiento de la miopía. Por lo tanto, maximizar el tiempo al aire libre y mirar a lo lejos son gestos cotidianos recomendados por los especialistas para evitar o controlar la miopía, además de otras afecciones oculares. Además de este hábito, conviene recordar que el tabaquismo, la alimentación o padecer diabetes son factores que influyen de manera notable en la aparición y desarrollo de la miopía.

“La visión que hemos perdido ya no se recupera”, recuerda Aineto. Por ello debemos cuidar nuestra salud visual mediante revisiones y buenos hábitos. “Los ojos son para toda la vida, no hay de repuesto”, concluye Aineto.

Etiquetas