Huesca

inflación

Los Altemir-Bayo revelan sus trucos para llegar a fin de mes

Esta familia numerosas de Huesca afrontas sus gastos “con muchas dificultades”. La subida del IPC, la electricidad y el gas golpean a los hogares

Óscar y Ana Belén con sus hijos: María (23 años), Pablo (21), Juan (17), Mateo (13), Anica (7) y Martín (6).
Óscar y Ana Belén con sus hijos: María (23 años), Pablo (21), Juan (17), Mateo (13), Anica (7) y Martín (6).
S. E.

Llegar a final de mes no es algo que esté al alcance de todos los bolsillos. La subida de la cesta de la compra y de los costes de la gasolina, la luz y el gas ahoga a muchos altoaragoneses que deben hacer malabares para cubrir todos los pagos.

Sin ir más lejos, el Índice de Precios al Consumo (IPC) del mes de septiembre se ha situado en el 9,8 % anual en la provincia de Huesca. Al menos, se trata de 1,9 puntos menos que el dato recogido en agosto, un leve respiro que apenas se nota en el día a día de quienes se ven obligados ajustarse el cinturón.

En la familia oscense Altemir-Bayo, compuesta por ocho miembros, saben muy bien lo que significa mirar con lupa los precios, ya que hacen frente a todas las facturas “con muchas dificultades”. Óscar, de 51 años, y su esposa Ana Belén, de 45, vecinos de Huesca, sacan adelante a sus seis hijos recurriendo a una serie de ingeniosas estrategias para ahorrar, al alcance de todos. En casa viven cinco de ellos ya que la mayor, María, de 23 años, se ha independizado. Le siguen Pablo, universitario que estudia Teología, de 21 años; Juan, de 17; Mateo, de 13; Anica, de 7; y Martín, de 6.

Este matrimonio que vive en el barrio de Santo Domingo y San Martín dispone de un sueldo, el de Óscar, que es profesor de Secundaria en el Colegio San Viator.

La gestión económica de esta unidad familiar corre a cargo de Ana Belén. Entre sus ‘trucos’ para ahorrar recurre a buscar las ofertas y comparar los precios en los supermercados de la ciudad. Así, adquiere determinados productos en diferentes establecimientos. Por ejemplo, “si hay una oferta de patatas en Lidl las compramos allí. Y si Mercadona te ofrece la leche a mejor precio, si Sabeco hace una oferta especial para un bote de tomate o Carrefour una mejor oferta en pañales, lo mismo. Al igual que miramos Supermercados Altoaragón o el Día”. Otra cosa que les funciona es aprovechar mucho todo lo que compran. “Por ejemplo, si un día hacemos pollo y sobra, lo empleamos para cocinar croquetas al día siguiente o canelones. Se trata de aprovechar al máximo los recursos que tienes”, comenta Óscar.

Además, suelen hacer comidas “muy abundantes. Una medida que nos ha supuesto ahorro es cocinar un plato solamente”, apunta.

En cuanto a la factura de la luz explica que las familias numerosas tienen un bono social, “esto implica que disponemos de un descuento, pero nuestra tarifa sí que está sometida a los tiempos de consumo”. Por ello, tanto el lavavajillas como la lavadora, “electrodomésticos en los que puedes controlar su tiempo”, los utilizan por la noche, en las franjas horarias que son más económicas. “Cuando nos vamos a dormir los enchufamos, y siempre al máximo de su capacidad”, indica este padre.

Asimismo, para otros gastos como las actividades extraescolares que realizan sus hijos piden ayuda a tíos y abuelos. “Este es otro recurso humano al que tenemos que acudir. Con un único sueldo, ya que mi esposa es ama de casa y cuida de la familia, hemos tenido que reducir muchos gastos”, comenta. También han pedido beca de estudios para los dos hijos mayores. Y el vehículo familiar, una furgoneta, lo utilizan “lo menos posible” debido al alto coste del combustible, que está “por las nubes”. Como alternativa van a pie o en bicicleta, “otra de las cosas que hemos visto que era necesaria”.

“Asustados” por el uso de la calefacción y el precio del gas

Respecto a los meses de invierno, Óscar confiesa que están “algo asustados”. La calefacción de su vivienda es individual. “Al menos el piso es bastante soleado y tenemos doble ventana en la parte interior de la casa. Afrontamos el invierno con cierto temor e incertidumbre porque el consumo de gas es inevitable y tememos que se nos dispare. No sabemos cómo vamos afrontar el excesivo gasto de gas”, confiesa. Y apunta que aunque disponen de un bono térmico de carácter anual su importe “no es nada relevante”.

Pese a todas las dificultades este matrimonio, que se define como creyente, asegura que todos sus hijos son un regalo. “Nuestra experiencia religiosa nos ha hecho, especialmente a mi mujer, ser unas personas muy generosas. No encuentro otra explicación. Pensamos que la vida es un regalo y nuestros hijos han sido seis regalos”, afirma.

Óscar y Ana Belén destacan el gran apoyo que reciben desde la sección de Huesca de la Asociación de familias numerosas de Aragón 3ymas, especialmente de Esther, al frente de esta delegación. “No solo se trata de estar asociado, desde esta entidad hacen muchas gestiones para intentar apoyarnos a nivel administrativo y también con unas ayudas que dan de alimentación de productos no perecederos, en nuestro caso esto es muy importante”, asegura.

Las alternativas de ocio y de vacaciones para este tipo de familias, comenta finalmente el progenitor, son muy limitadas por su alto coste, “pero hemos aprendido a disfrutar de lo que tenemos”. 

Etiquetas