Huesca

exclusión social

La vendimia y otras campañas agrícolas llenan el albergue

Hasta ahora, 368 transeúntes se han registrado, superando las cifras de 2021. El 93 % de los alojados son hombres y el 57 %, de nacionalidad española

El albergue y el comedor municipal de Huesca cierran sus puertas durante un mes
Actualmente, 14 personas se alojan en el albergue, y una mujer y una familia hacen uso del comedor.
P.S.

El albergue municipal de Huesca es un recurso fundamental para personas que carecen de un techo, una cama e incluso comida para poder sobrevivir a tiempos tan difíciles para gran parte de la sociedad.

En estos momentos, hay 14 transeúntes durmiendo en él, además de una mujer en una pensión y una familia en otra, que hacen uso del comedor. Durante el verano la media diaria fue de seis personas alojadas.

Son números que han aumentado desde comienzos de octubre debido a la temporada de vendimia y otras actividades agrícolas para las que se contratan temporeros, tal y como explica el Ayuntamiento de Huesca.

No obstante, Óscar Mored, de Uaga, incide en que uno de los posibles motivos también podría ser todo lo contrario, resumido en “una campaña con muy poca fruta que recoger”. “Al caer la contratación, la cual a veces está ligada con el alojamiento que ofrecemos, hay mucha gente que requiere del albergue”, recalca Mored, puesto que “la situación de los que no han trabajado este verano les ha obligado a irse a su país y volver durante la temporada de recogida”, rotando hasta en tres trabajos para cubrir sus necesidades.

Una situación que, a fin de cuentas, también ha provocado que varios de esos temporeros recalen en Huesca y otros albergues del territorio aragonés en busca de más trabajo o algún medio de transporte.

Hasta este momento el albergue de la capital oscense ha registrado 368 usuarios, siendo el 93% hombres. El 57% de la totalidad han sido de origen español, mientras que el resto de nacionalidades más destacadas han sido la argelina, marroquí, rumana o portuguesa. Números que a falta de un mes y medio para que finalice el año ya son bastante superiores a los de 2021, época en la que hubo 321. Ese año, el 91% fueron hombres y el 59% del total españoles. Además, es prácticamente seguro que también se superen los registros de 2020, con 369 usuarios. El número de estancias oscila entorno a las 4.000 durante este año.

Lógicamente, estas cifras no abarcan a todas las personas que se encuentran en riesgo de exclusión social, puesto que existe otro porcentaje de personas que prefiere vivir en la calle a habitar este tipo de albergues. Unas vidas que, por desgracia, en multitud de casos son desconocidas y quedan en el olvido de prácticamente toda la sociedad.

Un estancia máxima de cinco días cada tres meses

En cuanto al número de camas, dichas instalaciones cuentan con 20 para su uso, además de que existen otros recursos cuando es necesario para poder dar alojamiento a familias y mujeres en situación de vulnerabilidad. Sin embargo, la estancia máxima posible de cada persona es de cinco días cada tres meses, con el objetivo de facilitar el acceso a muchas otras personas que con el paso del tiempo también requieran de sus servicios.

Por otro lado, el comedor municipal se nutre mayoritariamente de las personas alojadas en el albergue, aunque también abre sus puertas a otras personas que se encuentran en riesgo de exclusión social. En ese sentido, son alrededor de 40 los servicios que dan a personas en la hora del desayuno, la comida y la cena.

Sobrevivir es el gran objetivo de muchas de estas personas, quienes se ven empujadas a utilizar este tipo de recursos para poder sobrevivir.  

Etiquetas