Huesca

puertas abiertas

La Catedral enamora a unas 700 personas en un solo día

El templo celebró este miércoles una jornada de puertas abiertas que tuvo gran acogida

La proyección del vídeo didáctico tuvo lugar en el interior del templo.
La proyección del vídeo didáctico tuvo lugar en el interior del templo.
D. A.

El Museo Diocesano y la Catedral de Huesca celebraron ayer una jornada de puertas abiertas en la que la historia, la arquitectura y la belleza de este templo oscense enamoraron a unas 700 personas en un solo día. Oscenses y turistas disfrutaron de esta cita, organizada con motivo del Día Internacional de las Catedrales, que puso en valor el patrimonio histórico, artístico y religioso de la ciudad de Huesca entre una gran expectación.

Susana Villacampa, directora del Museo Diocesano, dio las gracias a los numerosos asistentes “por su presencia e interés” antes de la proyección del vídeo didáctico realizado por la ilustradora Cielo Entrena, en el que se repasa a través de imágenes la evolución histórica de la fachada del templo. Y es que la Catedral de Huesca, que empezó a construirse a finales del siglo XIII, no ha sido siempre como luce en la actualidad. En este trabajo audiovisual, documentado en el archivo de la Catedral a partir de las publicaciones de Ricardo del Arco, Antonio Durán y otros muchos historiadores, se plasman los cambios realizados a lo largo de los siglos.

Dos de las visitantes toman fotografías de una de las partes menos conocidas de la Catedral.
Dos de las visitantes toman fotografías de una de las partes menos conocidas de la Catedral.
D. A.

El deán de la Catedral, Juan Carlos Barón, también se dirigió a los presentes en este “espacio sagrado, que a la vez también mide la historia y el tiempo”. “Desde el siglo XIII hasta estos momentos esta Catedral ha sufrido distintas modificaciones y aportaciones del mundo de la cultura. Es un espacio que debemos de conocer todos muy bien porque el patrimonio que no se conoce se olvida y se pierde. Y este es el patrimonio por excelencia de toda la ciudad”, afirmó.

Cielo Entrena, por su parte, detalló que la fachada de la Catedral ha cambiado mucho. “Ha ido evolucionando en altura, ya que en origen era más baja y estaba cubierta por una techumbre de madera. La portada estaba policromada durante muchas épocas y la torre campanario es otro de los elementos que más ha variado porque tenía una altura mayor y se encontraba cubierto por un capitel mudéjar con tejas de colores”.

Tras la proyección, los numerosos asistentes hicieron fila para acceder en grupos de 15 personas a la galería de arquillos que se encuentra sobre la fachada principal, una de las zonas más desconocidas del edificio y de acceso restringido habitualmente. Otros se decantaron por subir a la Torre campanario mientras, dada la alta presencia de público, se improvisó una visita guiada para el resto de asistentes por la parte más oculta de la Catedral: la sacristía y el óculo del retablo mayor. Todos los presentes se llevaron un grato recuerdo de este templo patrimonio de la ciudad de Huesca que está pendiente de la redacción del Plan Director que vele por su conservación. La Catedral sigue a la espera de que se haga realidad este documento que no llega. Cabe recordar que la primera licitación de la redacción del documento salió en diciembre de 2021 y quedó desierta, por lo que volvió a salir a concurso en julio de 2022, proceso que sigue en evaluación.

Etiquetas