Huesca

SOLIDARIDAD

El rosa da luz a una Huesca que brilla en la VIII Carrera contra el Cáncer

Un total de 4.000 participantes han recorrido el centro de la ciudad en una iniciativa solidaria que ha apoyado a los pacientes con esta enfermedad 

Así se han vivido los primeros minutos de esta acción solidaria.
D. A.

El color rosa ha llenado de luz el centro de la capital oscense en la mañana de este domingo durante la celebración de la VIII Carrera Huesca contra el cáncer. Un total de  4.000 participantes de todas las edades se han sumado a esta acción solidaria en una mañana de récord, gris al principio, pero que se ha inundado de una esperanzadora luz rosa que va a brillar a lo largo de todo el día.

Esta prueba solidaria que organiza la Fundación Alcoraz en beneficio de la Asociación Española contra el Cáncer ha dado su pistoletazo de salida a las 10:00 horas desde la plaza de Navarra, con la presencia en primera línea de diversas autoridades que también han querido mostrar su apoyo a esta causa.

Grupos de amigos, familiares, procedentes de colegios y de otras asociaciones de Huesca y de fuera de la ciudad se han dado cita en esta mañana con un claro objetivo: teñir la ciudad de rosa para dar esperanza a miles de personas que son diagnosticadas cada año con esta enfermedad. 

El presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer de Huesca, José Manuel Ramón y Cajal, ha mostrado su satisfacción por la gran respuesta de los participantes. “Esto es espectacular. De los dos años que llevo en la presidencia es el primero que podemos celebrar esta prueba y estoy emocionado de ver tanta gente y de la solidaridad que demuestran hacia las personas con cáncer”, ha señalado.

El objetivo de esta jornada solidaria, ha apuntado, es “que los pacientes que sufren esta enfermedad estén acompañados, que vean que no están solos, que la sociedad está con ellos y que la Asociación Contra el Cáncer, con todas sus aportaciones gratuitas y universales, está allí para ayudarles. No tenemos otra función”.

La prueba ha recuperado su formato habitual tras los cambios impuestos por la pandemia de la covid-19, “volvemos a lo normal, con una cifra de 4.000 participantes, y hoy es un día de fiesta que sirve para dar visibilidad al trabajo de la Asociación Española Contra el Cáncer. No necesitamos ningún reconocimiento pero ver a toda esta gente aquí anima y nos hace ver que estamos en el camino correcto”, ha valorado.

José Manuel Ramón y Cajal también ha resaltado la importancia de la investigación, “que es igual a supervivencia”. “Estamos obteniendo más de 180.000 euros todos los años de las aportaciones que realiza la capital oscense y que se destinan a la Fundación Científica de Madrid, es muy importante este apoyo”, ha manifestado. Las inscripciones de la carrera suponen una aportación de unos 40.000 euros, “pero para mí lo más importante es que las personas con cáncer estén acompañadas en este día”, ha recalcado.

La Asociación Española Contra el Cáncer, en su sede de Huesca, recibe a pacientes que necesitan un gran apoyo. “A partir de su diagnóstico, además de facilitarles los tratamientos, los médicos remitimos a los enfermos a la asociación porque es un impacto vital en ese momento”, ha comentado. Una vez allí, las psicooncólogas y las trabajadoras sociales de la asociación les dan apoyo “ante esta vulnerabilidad psicológica, económica y social que tienen estos pacientes”.

"Queremos colaborar con la causa"

Por su parte, entre los miles de asistentes, Mayte, madre de un alumno del Colegio San Vicente de la capital oscense, ha participado en la prueba solidaria junto a un grupo de familias de este centro educativo . “Hemos venido con los amigos del niño del cole y estamos un montón. Queremos colaborar con la causa y estamos unos 25”, ha explicado.

También María Luisa Valdivieso, vecina de Huesca, ha acudido a la cita “por colaborar con este tema porque hace mucha falta. Todos tenemos a alguien afectado por esta enfermedad, y aunque no lo tuviéramos, hay mucha gente que necesita apoyo. Con un granito de arena ya vale”.

Lucía Ramón, una joven oscense, ha acudido a la carrera “porque es una cita que se realiza cada año y quiero colaborar para dar visibilidad a la lucha contra el cáncer. Hacen falta muchos recursos para ello”.

Asimismo, Eva, vecina de Huesca y cuyo padre falleció de cáncer el pasado mes de diciembre, se ha sumado a esta prueba. "Quiero colaborar con esta carrera multitudinaria para dar visibilidad a la enfermedad", ha dicho. Y el joven oscense Raúl Laplaza ha asistido junto a un grupo de amigos. "Ya es una costumbre y venimos todos los años por apoyar la causa. Me ha sorprendido que la carrera haya reunido a tanta gente. Cuando dicen 4.000 inscrito es una barbaridad y está muy bien que la gente se anime", ha comentado. 

La carrera ha sido un sencillo recorrido que ha contado con una distancia de 4 kilómetros y que ha tenido su punto de origen en la plaza de Plaza Navarra a las 10:00 horas para tomar después las calles del centro y finalizar de nuevo en la misma plaza.

En esta carrera no hay reglas, hay quien ha preferido correr y quien la ha hecho andando a la par que disfrutando de esta mañana de domingo en el centro de la capital altoaragonesa. Ha sido una mañana, ante todo, de esperanza, de hacer saber a todos que la lucha contra el cáncer continúa y que con esta "fuerza rosa" que este domingo inunda la ciudad no hay lugar para rendirse.

Etiquetas