Huesca

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

La escasez de vivienda digna y accesible preocupa a los oscenses

El proyecto de participación H100 impulsará cinco talleres en noviembre y diciembre para convertir las ideas de los oscenses en proyectos reales

Luis Felipe, Carlos Oliván y Ramón Lasaosa durante la presentación de la segunda fase de H100.
Luis Felipe, Carlos Oliván y Ramón Lasaosa durante la presentación de la segunda fase de H100.
Pablo Segura

La falta de ocio juvenil, más vivienda digna y accesible y una mejor sanidad son algunas de las principales preocupaciones que existen entre los vecinos de Huesca. Así lo ha recogido el macroproyecto de participación ciudadana H100 del Ayuntamiento de Huesca. Por ello nace la segunda fase de dicha iniciativa, con la que se pretende materializar muchas de las ideas recabadas en la primera fase en proyectos reales para la capital oscense. Todo ello a través de diferentes talleres que se pondrán en marcha durante los próximos meses de noviembre y diciembre.

El pasado 18 de junio se dieron los primeros pasos de H100, un proyecto creado e impulsado con el objetivo de lograr una mayor presencia de la ciudadanía oscense en el presente y futuro de la capital altoaragonesa, siempre a través de opiniones, ideas y planteamientos que sirvan de ayuda e impulso a los proyectos ya tenidos en cuenta por el propio Ayuntamiento.

Las propuestas recabadas “buscan alinear lo que es la preocupación de los ciudadanos con las decisiones estratégicas a tomar desde el Ayuntamiento”, expresó ayer Luis Felipe, alcalde de Huesca. Y es que, en este caso, han sido un total de 251 ideas las recibidas por la casa consistorial.

De esa cifra, 64 ideas fueron enfocadas a un mejor modelo de ciudad, 85 de modelo de barrio, 31 aportaciones online de los ciudadanos activos en el proyecto H100 y más de 70 procedentes de otros vecinos de la ciudad de Huesca. En ese sentido, la notoria recogida de propuestas obligó a realizar una fase de priorización de acciones, con el objetivo de que “hubiese un retorno hacia los participantes y viesen el trabajo que hay detrás”. De esta forma, entre las preocupaciones y posibles impulsos destacaron la mejora de la sanidad, la falta de ocio juvenil, el necesario aumento de los espacios verdes, más vivienda digna y accesible y autosuficiencia energética, entre otros.

De ideas a proyectos

Carlos Oliván, jefe de Servicio de Participación Ciudadana e Innovación Social del Gobierno de Aragón, remarcó que el próximo nivel a superar es “pasar de ideas a proyectos”, y lo harán a través de cinco talleres con las temáticas siguientes como protagonistas: Desarrollo, Cultura y Juventud, Inclusión Social, Sostenibilidad y Urbanismo, Vivienda y Movilidad. Actividades que se realizarán durante los próximos meses de noviembre y diciembre con la presencia y participación además de diferentes técnicos especializados en dichos ámbitos. En la medida de lo posible, se buscará transformar las ideas en pequeños proyectos de valor para el avance de la ciudad.

Entre otras iniciativas enmarcadas en el propio macroproyecto de participación ciudadana H100, el Ayuntamiento de Huesca también desarrollará dos talleres de futuro con el objetivo de consolidar líneas estratégicas de mejora y proceso para la capital oscense en un horizonte de diez años. En otras palabras, se trabajará en el enfoque de Huesca de cara al futuro.

“La participación ciudadana existe de manera muy intensa e importante”, aseguró el propio Luis Felipe durante la presentación de la segunda fase al igual que recordaba que “se ha tenido en cuenta la opinión de los vecinos y vecinas en proyectos como el Plan de Regeneración del parque San Martín o la redacción del Plan Municipal de Prevención de Adicciones”. No olvidó destacar tampoco otros órganos de participación como el Consejo Ciudadano, los Consejos sectoriales o la Ciudad de las Niñas y los Niños, ni “la importante función que realizan diferentes colectivos y asociaciones”.

El proyecto H100 se creó con el objetivo de convertir Huesca en una ciudad con más participación ciudadana, buscando además la muestra más realista y adaptada a la situación de sus vecinos.

En ese sentido, la elección de los 100 voluntarios se realizó por medio de un sorteo aleatorio, aunque teniendo en cuenta también el padrón municipal. Vecinos y vecinas que, al fin y al cabo, constituyeran una representación a pequeña escala de la ciudad. No se descartan nuevas fases, aunque dependerá de la acogida de esta última.

Etiquetas