Huesca

DÍA DE TODOS LOS SANTOS

El cementerio, “un lugar básico para conocer nuestra historia”

Como cada año, la ciudad ofrece visitas guiadas a su cementerio, en el que se encuentran figuras importantes de la ciudad

Luis Barreu es un gran conocedor del cementerio de Huesca.
Luis Barreu es un gran conocedor del cementerio de Huesca.
D. A.

EL CEMENTERIO municipal de Huesca guarda multitud de secretos e historias que muy pocas personas conocen o se sabrán en el futuro. Sin embargo, también contiene gran parte de la historia de la ciudad, de un pasado que fue posible para llegar al presente y pensar en el futuro. Todo ello es posible conocerlo en las visitas guiadas que ofrece la Oficina de Turismo cada año en la víspera de Todos los Santos.

Desde el cronista Federico Berenguer hasta Emilio Miravé, Manuel Camo o Ramón Acín -pasando por otras figuras importantes de la historia oscense como Luis Mur Ventura o Manuel Bescós- se encuentran allí, en la zona antigua del cementerio y a la que muchas personas siguen acudiendo para visitar y recordar a sus seres más queridos.

Un lugar de conocimiento e interés

Por ello, tal y como explica Luis Barreu, guía de dicha ruta, “hablamos de un cementerio pequeño pero con muchas curiosidades que podemos descubrir a lo largo de la visita. Un lugar básico y principal para conocer la historia de nuestra ciudad”. Una oportunidad que está al alcance de cualquiera, pero que todavía no ha calado en España tanto como en otros países.

Aunque parezca sorprendente, “tendríamos que empezar a conocer nuestra ciudad desde el cementerio”, remarca el propio Luis. En ese sentido, incide en que “aquí es donde puedes hablar de cualquier persona que va a estar aquí. A lo largo de la historia, se han ido cambiando y modificando nombres de sitios, plazas y calles, pero ellos siguen con nosotros”.

Además, refleja, la necesidad de hacerlo para conocer más si cabe cada rincón de la ciudad de Huesca: “es necesario conocerlos para que luego, cuando pasemos por las calles, entendamos el motivo de su nombre y lo que han hecho por la zona a lo largo de toda su historia”.

Podría decirse que el cementerio municipal se ha convertido en un lugar de conocimiento ya no solo para la Oficina de Turismo y sus guías, también para muchas de las personas que se suman a cada una de las visitas llevadas a cabo durante los últimos días del mes de octubre. Gente a la que el turismo necrológico ya no le resultado frío y de escaso interés. Todo lo contrario, puesto que el interés de la sociedad oscense por descubrir el pasado ha ido creciendo con el paso de los años.

En definitiva, Huesca no ha perdido sus costumbres, ni mucho menos ha dejado a un lado la historia.

Así, el cementerio municipal, al igual que cualquier biblioteca o lugar informativo, podría decirse que goza de un papel fundamental entre toda la sociedad. Sobre todo, para conocer de dónde venimos, en qué lugar estamos y hacia dónde queremos ir, recordando siempre a las personas que tanto influyeron en el devenir de la ciudad.

Etiquetas