Huesca

MERCADO LABORAL

La falta de profesionales pone contra las cuerdas a las empresas

Ceos-Cepyme Huesca apuesta por una FP adaptada a las necesidades productivas

Edificio en construcción en la capital oscense.
Edificio en construcción en la capital oscense.
Pablo Segura

Las empresas del Alto Aragón se encuentran contra las cuerdas por la falta de profesionales con los que renovar y completar sus plantillas. Hay carencia de soldadores, electricistas, fontaneros, albañiles, camareros, cocineros, maquinistas, peones especializados o carpinteros, los denominados ‘oficios’ que cada vez tienen menor acogida entre los jóvenes. Los empresarios creen que este problema se podría solventar haciendo más atractiva la Formación Profesional (FP) y cambiando el concepto que se tiene de estos estudios.

La situación es tan preocupante que, por ejemplo, en el sector de la construcción temen que no se puedan llevar a cabo proyectos financiados con fondos europeos por este motivo y apuntan además a la ausencia de relevo generacional.

Salvador Cored, secretario general de la Confederación Empresarial de la Provincia de Huesca (Ceos-Cepyme Huesca) expone que uno de los problemas “más importantes” que tiene esta entidad empresarial es la falta de personal. “No tenemos profesionales, ni cualificados ni sin cualificar. Por eso apostamos por una FP adaptada a las necesidades productivas de las empresas y que tenga mejor acogida entre los jóvenes”, plantea.

Desde Ceos-Cepyme Huesca, añade, “estamos viendo que es un problema de ámbito sociológico, ya que las familias piensan que la mejor opción para sus hijos es la universidad, cuando hay muy buenas alternativas en FP”.

Apunta que en algunas empresas se está pagando más a los trabajadores que proceden de FP que a los ingenieros, “que hay los que quieras, mientras que especialistas con la formación adecuada hay menos”. Y añade a esta idea que las empresas ponen de relieve esta necesidad de profesionales de manera “continua y constante”. Por todo ello, reclama que se hagan campañas para concienciar a la sociedad en general, a las familias, para que haya una mayor predisposición a estudiar FP “porque ser universitario no significa tener mejores condiciones laborales, todo lo contrario”.

Asimismo, Manuela Pastor, secretaria general de la Federación de Asociaciones de la Construcción de Huesca, indica que la situación está “muy mal”. “Se necesita mucha mano de obra y hay que descartar proyectos porque no hay profesionales, ya no solamente oficiales de primera y segunda, sino gente más joven que empiece”, explica. Expone también que la edad media del sector está en torno a los 45 y los 50 años y que los menores de 30 suponen el 15 % de las plantillas. “Hay mucha preocupación porque no sabe cómo se van a poder realizar las licitaciones de obra pública que están saliendo y las muchas que se esperan debido a los fondos europeos, en temas de rehabilitaciones de edificios y viviendas”, indica.

Manuela Pastor anima a cambiar el concepto que se tiene de la construcción, en la que hay “muchísimas facetas, desde obra pública, reformas, rehabilitaciones, eficiencia energética, digitalización...”. Reitera que es un sector “muy amplio” y diferente a lo que era antes, lejos de la idea del “típico albañil paleta de toda la vida”. En esta línea destaca la necesidad de impulsar la FP, aunque advierte que en Huesca se va a implantar un ciclo de Construcción Medio y además están los de Edificación Superior, “pero hacen falta jóvenes que quieran estudiar eso porque no se cubren las plazas”. Y Carmelo Bosque, presidente de la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo de Huesca, comenta que en su sector se han mejorado las condiciones, en cuanto a horarios, remuneraciones y días de cierre, para que resulte más atractivo para los trabajadores.

Destaca también el importante papel que juegan las Escuelas de Hostelería para formar a profesionales de este sector vocacional. “Creo que estamos en el buen camino y hay que mirar con optimismo los retos de futuro”, concluye. 

Etiquetas