Huesca

ENERGÍA

La hostelería apaga la luz por el coste de la energía

La asociación provincial secundó ayer una convocatoria nacional para denunciar que sus facturas se han triplicado

El bar Bandita Ruina fue uno de los locales que apagó ayer sus luces.
El bar Bandita Ruina fue uno de los locales que apagó ayer sus luces.
Pablo Segura

¡¡¡¡¡ La Asociación Provincial de Hostelería y Turismo de Huesca secundó ayer el ‘apagón’ convocado a nivel nacional por Hostelería de España para protestar por los altos costes de la energía y la situación de “extrema gravedad” que atraviesa el sector. Los hosteleros oscenses apagaron sus luces entre las 19:00 y las 19:15 horas para mostrar su preocupación y denunciar que sus facturas de la luz se han triplicado, un coste al que hay que sumar el gas y otro tipo de suministros.

Pablo Villacampa, gerente de la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo de Huesca, recordó ayer estos datos y manifestó que los empresarios del sector tienen una situación complicada. “Hay que tener en cuenta el contexto actual y que viene un momento con una presumible bajada de la demanda. También hay que devolver los créditos ICO y tras la pandemia las empresas han resistido pero han quedado con una tesorería muy afectada y muchas de ellas casi descapitalizadas. Si a esto le sumamos los costes de la energía, la situación es más problemática si cabe”, explicó. Para paliar los efectos de la crisis energética, comentó Pablo Villacampa, algunos establecimientos de la provincia se han propuesto controlar los gastos y abrir en horarios de rentabilidad. Esto también va relacionado con el personal, “y aunque no hay ninguna medida digamos colectiva sí que es verdad que los bares y restaurantes están controlando mucho más sus procesos, haciendo relaciones de costes como nunca y sobre todo intentando controlar esos servicios para que sean profesionalizados y los costes estén controlados”, añadió.

Con este apagón los hosteleros reclamaron una serie de medidas como la de revisar y modificar el sistema de cálculo de tarifas. También plantearon que el sector ha sufrido un “cambio radical” respecto de su estructura de costes y pidieron una reclasificación y un estatuto similar al de consumidor electro intensivo.

Asimismo, demandaron que se aprueben bonos eléctricos, “aplicando los remanentes de las ayudas covid-19 al sector, no aplicadas, y valoradas en estos momentos en 3.000 millones de euros”. Otra de sus peticiones fue una rebaja de los impuestos eléctricos y los costes regulatorios, estableciendo suspensiones temporales, moratorias y aplazamientos. l 

Etiquetas