Huesca

25N-Día internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres

Un minuto de silencio para mantener viva la lucha contra la violencia de género

La Subdelegación del Gobierno en Huesca recordó este viernes a las víctimas de violencia machista y defendió el apoyo a ellas y una mayor igualdad

Minuto de silencio por el 25N celebrado este viernes frente a la Subdelegación del Gobierno en Huesca
Minuto de silencio por el 25N celebrado este viernes frente a la Subdelegación del Gobierno en Huesca
D. A.

La violencia de género continúa siendo una cuenta pendiente dentro de la sociedad. Su lucha, por suerte, ha ido creciendo con el paso de lo años al demostrarse que son muchas las mujeres que la sufren. En la provincia de Huesca, concretamente, son 375 los casos activos, 56 más que el año pasado a estas alturas. Así, como cada año, la Subdelegación del Gobierno en Huesca convocaba este viernes un minuto de silencio con motivo de la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la mujeres.

Silvia Salazar, subdelegada del Gobierno en Huesca, reivindicaba que, en lo que respecta a Huesca, “vamos por buen camino y estamos haciendo lo correcto”. En ese sentido, destacaba que desde 2018 hasta la actualidad ya son cuatro puntos de la provincia que forman parte del sistema VioGén: Huesca, Binéfar, Barbastro y Fraga. Además, hablaba de “una gran acogida” por parte de la sociedad al punto violeta de cada zona.

Sin embargo, los datos que manejan en la actualidad “no son buenos”. Con 375 casos activos y 56 más que el año anterior a estas alturas, queda claro que el reflejo en la sociedad todavía es insuficiente, aunque no escaso. Por otro lado, en el apartado positivo, “hay que decir que alrededor del 92% de los casos son de nivel no apreciado o bajo”, un dato que la mayoría de los casos registrados en Huesca no son extremos.

Además, la confianza y seguridad a la hora de denunciar también ha sufrido un incremento importante y fundamental para el devenir de las mujeres. Sobre ello, “si las víctimas se sienten más seguras a la hora de denunciar, desde luego que creemos que eso elimina datos oscuros incontrolables”.

Por su parte Luis Felipe, alcalde de Huesca, manifestaba tras el minuto de silencio su “rechazo a esta gran tragedia que vivimos toda la sociedad”. Por ello, “esta situación requiere de un esfuerzo de todos, por lo que se necesita “rechazo, compromiso y cooperación”.

“Lo que tenemos claro es que esos mensajes negacionistas o las descalificaciones, insultos y cosificación de la mujer no ayuda en nada para erradicar la violencia machista”, denunciaba también la subdelegada del Gobierno en Huesca, pues “maldito favor le hacemos a la sociedad, que está luchando por la igualdad”. Por eso, incidía en que “las mujeres tenemos derecho a no sentir miedo. Es un derecho humano básico y lo que tenemos que hacer es unirnos todos para que esta violencia sea erradicada”.

En definitiva, “esta violencia de género la tenemos que parar juntos: instituciones, asociaciones y toda la sociedad en general. Trabajando juntos”. Para ello, tanto desde la Subdelegación como desde el Ayuntamiento de Huesca han considerado fundamental un aumento de los recursos para las víctimas, al igual que “una ley que por fin identifica cualquier delito sexual como agresión”, tal y como explicaba Silvia Salazar. Una “línea a seguir” constantemente en busca del fin de la violencia de género.

Etiquetas