Huesca

SERVICIOS SOCIALES

El albergue municipal de Huesca acoge a unas 17 personas sin hogar al día

El Plan de Emergencia  Municipal de Viabilidad Invernal recoge la atención a transeúntes

Un hombre pide ayuda en la plaza Concepción Arenal de la capital altoaragonesa.
Un hombre pide ayuda en la plaza Concepción Arenal de la capital altoaragonesa.
Roger Navarro

No tienen nada, viven en la calle y se les puede ver por el centro de la capital oscense, donde piden ayuda desde portales, aceras o cajeros automáticos que les sirven de cobijo frente a las bajas temperaturas. Dentro de su delicada situación, las personas sin hogar de la capital altoaragonesa encuentran refugio en el Albergue Municipal de la ciudad, que atiende a unos 17 usuarios al día.

Según informan desde el Ayuntamiento de Huesca, el pasado mes de noviembre se atendió en las instalaciones a 71 personas sin hogar y en lo que va de diciembre se ha asistido a más de 30.

El protocolo contra el frío por el que se regula la atención a los transeúntes está recogido en el Plan de Emergencia Municipal de Vialidad Invernal (Pemuvi) para este invierno.

Al igual que en años anteriores, el Plan define cuatro modelos de actuación en función de la gravedad de las posibles inclemencias meteorológicas o de otro tipo que puedan ocasionarse en los próximos meses. Así, recoge 4 niveles de alerta. A partir del nivel 2, los servicios sociales se encargarán de realizar un seguimiento más específico de los usuarios del albergue y también de las personas mayores que viven solas y que a causa de la climatología no pueden salir de sus hogares para realizar la compra, visitas médicas, etcétera...

Además, puntualizan desde el Ayuntamiento de Huesca, en caso de ser necesario se cuenta con la colaboración de entidades como Cruz Roja.

Desde Cáritas Diocesana de Huesca indican por su parte que uno de los sectores de población más necesitado de ayuda es el de las personas sin hogar. Se trata de aquellas que, por diversas circunstancias de la vida, han quedado en la indigencia más absoluta, sin vivienda, sin vínculos familiares y a veces con deficiencias psíquicas, desarraigadas y con problemas de autoestima y soledad, que les lleva con frecuencia a caer en adicciones. El Centro de Día “Fogaril”, que abre diariamente, es un espacio de acogida, esparcimiento, escucha y orientación para los que pernoctan en el Albergue Municipal y para personas sin hogar afincadas en la ciudad.

Desde Cáritas Huesca explican que en las jornadas de más frío, con un descenso importante de las temperaturas, se amplían los horarios de estas instalaciones para que las personas sin hogar puedan resguardarse. Allí pueden descansar, charlar con otras personas, jugar a las cartas o realizar alguna petición al técnico del centro, según sus necesidades. Además, se les ofrece a media mañana o a media tarde, un tentempié caliente “para que tengan a dónde ir y no deambulen a esas horas por las calles”.  

Etiquetas