Huesca

EXCLUSIÓN SOCIAL

Más de 2.000 personas acuden a Cáritas para solicitar algún tipo de ayuda

La entidad lanza su campaña navideña y advierte de que aumenta la gente que no tiene acceso a una vivienda, que son cada vez más jóvenes

Felipe Munuera, director de Cáritas Diocesana de Huesca, y Jaime Esparrach, secretario general.
Felipe Munuera, director de Cáritas Diocesana de Huesca, y Jaime Esparrach, secretario general.
Pablo Segura

En lo que va de año más de 2.000 personas han acudido a Cáritas para solicitar algún tipo de ayuda, económica, social, laboral o emocional. Una cifra que se eleva a 3.000 si se contabilizan todos los miembros de la unidad familiar. 

Las cifras han sido aportadas por Felipe Munuera, director de Cáritas Diocesana de Huesca, y Jaime Esparrach, secretario general de la entidad, durante la presentación de su campaña navideña, que bajo el lema “Sólo el amor lo ilumina todo” invita a mirar más allá de nuestro entorno más cercano y apostar por el amor a los demás como estilo de vida.

Y es que "la situación no ha mejorado. Las consecuencias de la pandemia, agravadas por la inestabilidad internacional, que ha generado la guerra entre Ucrania y Rusia, ha incrementado la inflación y ha acelerado el empeoramiento de las condiciones de pobreza y exclusión de aquellas familias que ya se encontraban en una difícil situación", ha explicado Esparrach. 

De hecho, "en 2021 ya se destinó un 13 % más de dinero que el año anterior para apoyos", ha explicado el secretario general y aunque desde la entidad no han terminado de analizar los datos de 2022, se prevé que haya también un aumento 10 %.

Según las observaciones realizadas por Cáritas en la comunidad en cuanto a la intervención realizada con familias en estos últimos meses, la vivienda sigue apareciendo como principal variable que genera exclusión social, siendo también el principal ámbito al que se destinan las ayudas, que durante el pasado año, se centraron también en cubrir gastos básicos (alimentación, ropa, enseres). Una dinámica que se mantiene durante 2022.

De las familias que acuden a Cáritas Huesca, la mayor parte cuentan con ingresos inestables o se encuentran en una situación administrativa irregular por razones migratorias o porque se les deniega el asilo, lo que hace que les resulta muy difícil acceder a un alquiler y se ven obligadas a vivir en una habitación o piso compartido. 

Si se tiene en cuenta a quienes están en el extremo de la exclusión, sin "ni siquiera acceso a una vivienda", la realidad percibida por Cáritas es que cada vez son más y cada vez más jóvenes. En concreto, en lo que llevamos de 2022, más de 260 personas han pasado por el Centro de Día Fogaril de Cáritas Huesca hasta octubre de 2022, frente a las 235 personas que lo hicieron en 2021. Una situación, la de la exclusión residencial, que en Aragón afecta a más del 19 % de la población en general. Según el informe FOESSA, el nivel de exclusión es del 33 % para los menores de 35 años frente al 9 % en los mayores de 65. 

Con su campaña de navidad, la entidad quiere apelar a la buena voluntad de la sociedad, a la corresponsabilidad y a la justicia social”, ha destacado Jaime Esparrach, pues "es necesaria una revisión y adecuación del estado de bienestar a las circunstancias actuales, que garantice los derechos ciudadanos y promueva la inclusión social".

Con ese propósito, ha explicado Munuera, se trabaja a diario en Cáritas Huesca. "Una labor que, sin el apoyo de la comunidad, de las personas voluntarias, socias y donantes y de las empresas colaboradoras, no sería posible", ha señalado. 

Actualmente, la entidad cuenta con una red de poco más de 450 personas socias (cifra que año tras año se reduce) y algo menos de 300 voluntarias. “Es cierto que con la pandemia recibimos una generosa aportación ciudadana, que permitió afrontar la inesperada situación que se generó. Ahora las circunstancias no son más alentadoras y, sin embargo, hemos detectado un descenso en las aportaciones recibidas del orden de 50.000 euros con respecto de 2020.

Etiquetas