Huesca

ASTRONOMÍA

El solsticio de invierno llena de luz y magia la avenida Martínez de Velasco de Huesca

Unas 80 personas han observado este curioso fenómeno astronómico desde la plaza de Navarra durante la puesta de sol de este miércoles

La puesta de sol ha brillado con intensidad durante el solsticio de invierno.
La puesta de sol ha brillado con intensidad durante el solsticio de invierno.
Pablo Segura

Unas 80 personas se han concentrado este miércoles en la plaza de Navarra de la capital altoaragonesa para contemplar el solsticio de invierno durante la puesta de sol, que ha tenido lugar justo al final de la avenida Martínez de Velasco. La Agrupación Astronómica de Huesca ha convocado este acto para dar la bienvenida al invierno con la observación de este fenómeno casi mágico que ha llenado de luz el horizonte. Ni la frondosidad de los árboles del fondo de la avenida, ni la presencia de algunas nubes, han restado emoción a este encuentro en el que grandes y pequeños han estado muy atentos. 

Juan Castiella, físico y miembro de la Agrupación Astronómica de Huesca, ha explicado a los asistentes este curioso fenómeno que tiene lugar en el día del año con menos horas de luz. "Casualmente, ha apuntado, desde la plaza de Navarra se ve que el sol se pone justo al final de la avenida, de manera que, si el tiempo acompaña, se puede ver que va bajando y bajando por detrás del horizonte".

Ha detallado que el sol, en el solsticio de invierno, sale y se pone más al sur que ningún día, alcanza a mediodía su menor altura sobre el horizonte y además es el día más corto del año al haber 9 horas y 6 minutos desde la salida del Sol hasta su puesta, y la noche más larga. Esto se debe a que el polo norte se encuentra en su orientación más alejada respecto al Sol. "Debido al movimiento de la Tierra alrededor del sol y a la inclinación del eje de rotación hay un día al año en el que la noche predomina sobre la luz del día, y es cuando se produce justo el solsticio de invierno", ha comentado. 

Esta estación dará paso a la primavera, "cuando tenemos el mismo tiempo de día que de noche, el verano que es cuando más luz hay de día y menos de noche y volvemos al otoño, que es cuando se vuelven a equilibrar las horas de luz", ha indicado. 

Ante la buena aceptación de los oscenses, que han observado el horizonte con gran curiosidad, Juan Castiella ha valorado que es importante dar a conocer este tipo de fenómenos para despertar el interés por la astronomía.

Este fenómeno de ver al sol caer entre edificios también se puede ver en otras ciudades y se ha hecho famoso principalmente por el “Manhattanhenge”, también llamado el Solsticio de Manhattan, durante el cual el sol en la hora del ocaso se alinea en dirección este-oeste con las calles del trazado urbano principal del municipio de Manhattan, en Nueva York.

Etiquetas