Huesca

GENTE DE AQUÍ

Elisa León: “Del Nocturno he aprendido que siempre hay otra oportunidad”

Geóloga y apasionada del campo, esta docente estuvo 30 años en el IES Ramón y Cajal como profesora

Elisa León, en uno de sus lugares favoritos de Huesca.
Elisa León, en uno de sus lugares favoritos de Huesca.
Pablo Segura

Nació en Ciudad Real, estudió en Madrid y antes de instalarse en Huesca definitivamente, hace ahora ya más de 30 años, estuvo viviendo en varios sitios. “Estando en Madrid nos pareció que vivir en Huesca era un buen sitio, porque tenía el Pirineo y era una ciudad pequeña”, explica Elisa León, profesora de Biología y Geología, sobre cómo llegó a la capital oscense junto a su pareja y sus dos hijas. 

Le gusta definirse como “una ciudadana interesada en la vida que le rodea” y confía en que “el mundo puede transformarse y mejorar, aunque a veces la realidad se empeña en demostrar lo contrario”, y en la enseñanza ha encontrado “un vehículo perfecto” para poner en práctica todo lo que bulle en su cabeza desde los 18 años.

"Nos pareció que Huesca era un buen sitio para vivir, tenía el Pirineo y era una ciudad pequeña"

Lleva jubilada ya seis años, tras una vida dedicada a la docencia desde 1978, años de los que destaca también su afiliación a la CGT. Sin embargo, su vinculación con el mundo de la enseñanza no terminó con su retiro. Durante este tiempo ha colaborado dando charlas, y ya dentro de la Universidad Ciudadana ha participado dando clases a diferentes colectivos de personas de origen migrantes o más específicos a mujeres. “Es un vínculo que no está roto”, asegura. 

Estudió Geológicas -“el campo me gusta mucho”- y se siente geóloga, pero también se ha “sentido muy cómoda” siendo profesora. Ámbito en el que, considera, ha tenido suerte: “He estado en centros muy gratos, donde me he encontrado muy a gusto. Y en Huesca, en el IES Ramón y Cajal me he sentido súper bien acogida, he tenido compañeros maravillosos y alumnos espectaculares con los que, con algunos, todavía me sigo relacionando”. 

"En el IES Ramón y Cajal me he sentido súper bien acogida, he tenido compañeros maravillosos y alumnos espectaculares"

Parte de su dedicación como docente estuvo en el Bachillerato nocturno, en el IES Ramón y Cajal, una opción que se ha reivindicado -recuerda León- dentro del mismo espacio físico en el que discurre el bachillerato diurno, donde también impartió clases, “porque hay una conexión entre ambos alumnados”. Un alumnado, el del nocturno, heterogéneo, formado por gente joven, “que por alguna razón se le ha atravesado 2º de Bachillerato y tienen 18 o 19 años; y luego están alumnos adultos de 40 o 45, de edades y situaciones personales muy diversas”. 

Algo que lo convierte en “un bachillerato muy especial”, asegura. “Es como una segunda oportunidad. Es gente muy comprometida con el mundo, que ha sufrido; más madura, también más insegura, que vienen con carencias”. Y en ese agradecimiento que se desprende del relato de Elisa sobre su época de docente, se entiende que diga que ha sido ella quien ha aprendido de ese alumnado “muchas cosas, más que ellos de mí”; “quizás”, añade, “que siempre hay otra oportunidad. Hemos tenido alumnos que han terminado estudiando Veterinaria, Nutrición, otros un ciclo, otros terminaron ahí su formación, pero unos cuantos han encontrado una segunda vida académica. Y te los encuentras y es un verdadero placer”.

"El bachillerato Nocturno es muy especial, hay gente muy comprometida con el mundo"

Esa pasión por el campo y el terreno en la que insiste León durante la entrevista se vio interrumpida de repente un verano. “Cuando estaba estudiando, mi ilusión era hacer geología de campo. En aquella época se estaban haciendo los mapas geológicos de toda España y tenía la ilusión de trabajar en ello, pero la primera vez que, por casualidad, me vi en verano dando clases de repaso dije, esto es lo mío, esto me encanta”. 

Lamenta que con los años, la enseñanza se haya visto abrumada por la burocracia, “papeles, papeles, papeles”, fruto, dice, de “un sistema neoliberal que nos inunda, en el que se confunde lo fundamental con el humo”.

Y eso fundamental que le parece que se olvida es “la relación del profesor con el alumno. Entender hasta qué punto puede ser importante que un alumno que esté pasando un mal momento, en un momento dado, conecte contigo -que no pasa siempre, advierte- y lo que tú (como docente) puedas decir o hacer permita que saque lo mejor de sí mismo”. 

"Cuando estaba estudiando mi ilusión era hacer Geología de campo"

La Universidad Ciudadana constituye uno de los lugares donde a día de hoy Elisa León sigue apostando por el aprendizaje y por seguir creciendo como persona, “generando curiosidad por temas diferentes”; sobre soberanía alimentaria o mercados agroecológicos. Un proyecto pensado para acoger a “gente de diferentes edades”, aunque en estos momentos tenga aún el reto de llegar a gente más joven. 

Y es que León confía en las posibilidades de los vínculos intergeneracionales. “Hay momentos y actividades que es saludable que las edades se mezclen, porque mayores y jóvenes aprendemos mucho. Eso es sano y no lo hemos conseguido”, afirma en relación a la Universidad Ciudadana, proyecto que considera “un logro de esta ciudad, porque hace que personas que quizás no entrarían en una charla más social se enteren, y quien ha pensado más en esto y es el alma es Miguel Escartín”. 

Etiquetas