Huesca

COMBUSTIBLES

Las gasolineras esperan un final de año “muy movido”

La retirada de la bonificación a partir del 1 de enero ha generado más visitas

Las gasolineras prevén un final de año con alta demanda.
Las gasolineras prevén un final de año con alta demanda.
Pablo Segura

Las visitas a las gasolineras se han multiplicado durante los últimos días. ¿El motivo? La retirada de la bonificación general de 20 céntimos por litro de carburante en las estaciones de servicio de España a partir del próximo 1 de enero, provocando un mayor movimiento hasta estos servicios de repostaje. Sin un ritmo desbordante, las gasolineras de la capital oscense ya han notado el aumento del consumo, aunque se prevé que pueda incrementar más si cabe en las últimas horas de este año 2022.

Antonio Gallinad, presidente de la Asociación Provincial de Estaciones de Servicio de Huesca, resalta que, por el momento, a pesar de esa mayor afluencia que ha habido y se espera en estos dos últimos días del año, “no parece que vaya a haber falta de suministros”. Ni ahora, ni a partir del próximo año, momento en el que consideran que sentirán “cierto alivio” al dejar atrás dicha bonificación. Principalmente, porque “ahora mismo el combustible está más económico y la gente podrá venir a repostar con más tranquilidad”.

Acerca de ello, Juan José Cebollero, responsable de la estación de servicio Repsol del Coso Alto, manifiesta que quien realmente se ha beneficiado durante los últimos meses es el usuario. “Cualquier bonificación siempre es bienvenida a pesar de que el combustible haya subido”, remarca. No obstante, queda mucho por hacer a partir del próximo 1 de enero, ya que esperan que los precios se estabilicen “cuanto antes”. Durante los dos últimos meses, Juan José destaca que “el litro de combustible ha bajado más de 30 céntimos”, hasta establecerse en algo más de 1,6 euros. Un hecho que era necesario puesto que “cuanto más caro va el combustible, la gente tiende a consumir mucho menos, como es lógico”. Cabe recordar que, en el mes de junio, el litro de carburante llegó a sobrepasar la barrera de los dos euros.

Por su parte, desde la Asociación inciden creen que “la tensión en cuanto a precios no va a llegar de nuevo a este nivel”. Los sistemas informáticos ya están programados para que la bonificación deje de concederse desde el primer día del próximo año, tal y como confirma Gallinad. Y es que, para gran parte de las estaciones de servicio, “ha sido un año duro a nivel de precios después de la pandemia y el conflicto bélico entre Ucrania y Rusia”.

Por ello, el sector pide para el año 2023 que “se moderen los precios”, aun siendo conscientes de que “el carburante va a seguir pagándose caro, pero no a los niveles que hemos sufrido en 2022”.

Así, las gasolineras prevén un final de año con alta demanda, algo que esperan dé paso a “un año tranquilo tanto para nosotros como para el cliente”. De cara a 2023, esperan que “los precios no lleguen a las barbaridades que hemos soportado durante los últimos meses”, concluye Antonio Gallinad.

Etiquetas