Huesca

¡QUIÉN SOY?

Cristina Hernández Jordán, dedicada a enseñar a comer bien

“Es una suerte contar con la dieta mediterránea, que si la sabemos aplicar es lo más saludable”, afirma

Cristina Hernández Jordán en su infancia y en la actualidad.
Cristina Hernández Jordán en su infancia y en la actualidad.
S. E.

Cristina Hernández Jordán (Huesca, 1994) recuerda una infancia-adolescencia “muy feliz”, y resalta que “la familia tiene un valor muy importante en mi vida, porque al final es el motor de todo”. Además, “era una niña muy observadora, tenía mucho interés por conocer”, y entre lo que más le llamaba la atención estaba “la rama de la salud, y de hecho en mi habitación monté la ‘Consulta Médico Cristina’ y jugaba con mis familiares y amigos a que yo era médico”.

Terminados los estudios en el Colegio San Viator, hizo el Bachillerato de Ciencias de la Salud en el Altoaragón y el grado universitario de Nutrición, y a estos títulos sumó otros cursos de especialización y un Máster en Nutrición Clínica y Endocrinología. Además, colabora con el Grupo de Investigación de Digestivo del Hospital Universitario San Jorge. “Al final, a lo que me dedico, que es la nutrición, es una ciencia en la que tienes que estar en continua formación y estudiando, y es algo que me encanta no solo por el tratamiento de muchas enfermedades sino por la prevención. Si desde pequeños nos enseñaran a que la alimentación tiene su papel importante, ayudaría mucho a prevenir enfermedades de hoy en día”.

Desde 2017, esta dietista-nutricionista tiene abierta en Huesca una consulta “centrada, sobre todo, en lo que es nutrición clínica, pero abordando todas las patologías. Me dedico a enseñar a las personas que acuden a la consulta a enfocar su alimentación de la forma más adecuada según sus necesidades y de forma individualizada”.

Reconoce, no obstante, que a veces no es fácil elegir bien los alimentos “debido a que encontramos muchos productos ultraprocesados en el supermercado, y es lo más rápido en esta vida que llevamos muy liada, con mucho estrés”.

El problema, pues, en muchos casos, es que “las personas vamos muy aceleradas y buscamos lo más rápido”, aunque Cristina Hernández recuerda que hay alternativas realmente saludables “en los comercios de cercanía, donde hay fruta, productos frescos, verduras y hortalizas, legumbres.... Y en España tenemos la suerte de contar con el aceite de oliva y con la dieta mediterránea, que si la sabemos aplicar es lo más saludable”.

Coincidiendo con el fin de las fiestas de Navidad, que siempre conllevan excesos culinarios, le preguntamos a Cristina si aumenta el número de consultas, y responde: “En estas fechas, parece que con los propósitos de año nuevo, sí que se ve que las personas se motivan para empezar un cambio y generar nuevos hábitos en la alimentación. Cuando vienen aquí yo siempre les digo que el primer paso más importante, el venir, ya lo han dado, y luego les doy mi apoyo y trato de facilitarles ese cambio, adecuar los gustos adaptándome yo a su vida, a su realidad, para que a esa persona le resulte fácil llevar ese cambio y con una buena alimentación en su día a día”.

Le hace feliz “estar con la familia y con mis amistades, y las cosas pequeñas como salir a pasear, salir con la bici o la piscina”. Le encanta la playa en verano y viajar lejos y recorrer mundo para conocer la cultura y, como no, la gastronomía de otros países. “Hasta ahora -añade Cristina-, mi destino preferido es Nueva York y el próximo ya programado, Japón”.

Etiquetas