Huesca

SANIDAD

La prueba piloto de videoconsultas comenzará en marzo

Sanidad recalca que “no sustituirá” a las presenciales y que es una vía complementaria a las ya existentes

Foto de archivo de un consultorio de la provincia.
Foto de archivo de un consultorio de la provincia.
Diario del Altoaragón

Un consultorio médico de la provincia altoaragonesa, aún por determinar, comenzará entre finales de febrero y marzo la prueba piloto para implantar las videoconsultas, un método que “no sustituirá a las consultas presenciales, que son insustituibles”, sino que vendrá a “complementar”, ha informado este martes Juan Coll, director general de Transformación Digital, Innovación y Derechos de los Usuarios de Sanidad.

El objetivo es mejorar la accesibilidad de los pacientes al sistema sanitario, incluyéndose por tanto en la línea estratégica del Departamento a tal fin.

Coll ha indicado que es en el medio rural -con consultorios que no tienen médicos presenciales todos los días, ha remarcado- donde comenzará este intento de mejorar el acceso a la sanidad.

Sin embargo, es en estos lugares donde más se acentúa la brecha digital, fundamentalmente por la avanzada edad de los habitantes.

Para minimizarla, Sanidad está reuniéndose con las tres diputaciones provinciales (el proyecto piloto arrancará con un consultorio de cada provincia, todavía por decidir) para que estas presten apoyo en forma de adquisición de tabletas para los ayuntamientos en los que se implante. Por su parte, las entidades locales se organizarán de tal manera que un trabajador ayude a las personas sin conocimientos informáticos a contactar con su médico.

El director general ha repetido que la videoconsulta no reemplazará a los sistemas actuales de atención. “En primer lugar, el paciente debe estar de acuerdo. Si no lo está, el centro de salud lo recibirá”, ha subrayado.

Con las videoconsultas “no se tocará ni un ápice” ni de horarios ni de número de profesionales de los consultorios porque, ha abundado Coll, “son absolutamente necesarios”.

Asimismo, hay consultas presenciales -por ejemplo, exploraciones- que “nunca se pueden sustituir por una videoconsulta”.

Y del mismo modo que hay reuniones para reducir la brecha digital de los pacientes, “en paralelo” las hay con los sanitarios, en los que “también” hay afectados por la brecha digital.

Las videoconsultas, en otro orden de cosas, también servirán para interconsultas entre profesionales de distintas especialidades y/o centros -por ejemplo, entre un médico de familia y un especialista- o entre Atención Continuada de Primaria y Urgencias hospitalarias, pudiéndose adelantar el tratamiento en determinadas ocasiones.

Etiquetas