Huesca

Ganas de vivir en los municipios incorporados de Huesca, pero no hay casas

La falta de viviendas libres y las condiciones del PGOU son los mayores problemas para crecer, según los alcaldes pedáneos

Apiés es el barrio rural más habitado, con 96 residentes.
Apiés es el barrio rural más habitado, con 96 residentes.
Rafael Gobantes/D.A.

El último lustro ha sido un periodo dulce para los barrios rurales de Huesca, al menos en población, ya que la suma de sus habitantes se ha incrementado en un 8,2 % (+33), hasta los 435. Mientras, la capital solo ha aumentado su censo en un 1,7 % de 2019 a 2023 (+911). Y según varios alcaldes pedáneos, el incremento podría ser mayor si estos núcleos tuvieran casas disponibles para nuevos vecinos y si el PGOU de Huesca (están incluidos en él) se modificara para facilitar la construcción en estos municipios. Apiés, Cuarte y Banariés han sido las localidades con mayor incremento porcentual, mientras que Tabernas de Isuela y Fornillos (32 y 22, respectivamente), ya las más pequeñas, son las únicas en las que la población ha bajado.

“Mucha gente busca terrenos para hacer casas, pero aquí, con el ‘boom’ se hizo mucha zona urbana no consolidada y, si no se hace la urbanización, no se puede edificar”, explica José Antonio Torralba, alcalde de Cuarte, quien cree que su pueblo está “muy limitado” para crecer por dicha razón ahora que “casi todas las casas están ocupadas”.

Ernesto Claver, alcalde de Apiés, dice que el crecimiento “se ha notado” en estos años “muy buenos”. “Justo se terminaron viviendas tras la (primera ola de la) pandemia y también vecinos de Huesca con casa vinieron y se quedaron”. “Hay vida”, resume.

“Si tuviéramos 10 casas para vender, las 10 estarían vendidas porque la gente pregunta”. En la misma línea que otros alcaldes, David Sauras, de Banariés, indica que el “principal” problema del pueblo es “que no hay terreno urbano ni viviendas”. Banariés sí tuvo aumento demográfico pero “antes de la pandemia”.

Por culpa de pertenecer al Ayuntamiento (de Huesca) y del PGOU no hemos crecido. Tierz está al lado y ha crecido muchísimo”, afirma Maite Miranda (Bellestar). “Mucha gente” pregunta por casas porque “mucha gente quiere vivir en un pueblo tranquilo”, pero “no hay nada edificable”.

“El mayor problema” de Fornillos es el PGOU. “No tenemos nada que ver con Huesca. Si alguien quiere hacerse casa, que le dejen y así dará vida” a un pueblo “semimuerto”, explica el alcalde Tomás Escartín. “Es un problema muy importante”, insiste.

Etiquetas