Opinión

Mercado en los toros

Por
  • JOSÉ RAMÓN VILLOBAS SESÉ
OPINIÓNACTUALIZADA 12/02/2019 A LAS 01:00

Nuestro Ayuntamiento por presión de un partido que no quiero mentar ha incluido una partida presupuestaria para cobijar un mercado de abastos en las cuevas de la plaza de toros, lo cual será a todas luces un fracaso más rotundo que el mismo ruedo. ¡Incomprensible! Es el espacio menos adecuado de toda la CEE.

Habrá que dotarlo de cámaras frigoríficas. Sanidad dictará normas de higiene muy exigentes.

Supongo, o no, que han sondeado a los potenciales tenedores de puestos. Los accesos no son óptimos que digamos. Lo que sí habrán previsto es que aparquen gratis los clientes en el albero. Ni aún así…Lo peor es que la adaptación nos va a costar dos orejas y rabo de oro y será llamada "La gran cagada de Cagancho", amén de que el alquiler de la plaza cotizará a la baja.

La mosca en la oreja me susurra que el Ayuntamiento quiere ir comiéndose a cachitos la plaza de toros. Y ¡ojo! que puede venir a rescatarla el LOVOX, cuya primera espada en Huesca-tengo entendido-es un novillero.

Me dan pena las tiendas familiares y pequeñas. El otro día publicaban que para el año 2023 habrá cerrado el 83% del pequeño comercio. ¿Quién osa competir con hipermercados y grandes superficies Incluso te envían en horas por internet naranjas de Valencia. A un paso, en Ramón y Cajal están abiertos dos o tres supermercados, que más allá del puente se tornan en sendas áreas comerciales.

¿Y qué está escrito en la reciente historia del mercado oscense Que hubo uno en plaza López Allué, más gélido que la estación Delicias de Zaragoza y se derribó. Años después se logró encontrarle buen acomodo donde se ubica hoy la oficina de turismo, mas los puestos se fueron esfumando por sí solos hasta quedar en dos, a los que el Ayuntamiento tuvo que indemnizar para que volaran también. Llegó a contar el primer mercado con una sucursal de notable factura en la plaza San Antonio, el mercadillo, que igualmente fracasó. Se utilizó como cuartel de la Policía Local y centro de curas urgentes, pero pronto terminó con él la piqueta, En mi opinión, los mercados de abastos tenían sentido cuando la ciudad estaba rodeada de huertas.

Me hastía aportar tantos argumentos en contra, que no servirán para nada. Diré lo que dijo "El Gallo": " Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible".

Señores concejales, piensen y recapaciten: el dinero que manejan es de los ciudadanos y deben emplearlo en cosas necesarias, no en caprichos que seguro, irán a parar a la basura. Si mantuvieran un contacto con los ciudadanos que les cedimos nuestra confianza -a través de los distintos partidos-, su gestión y convivencia ciudadana ganarían un montón. Así no.

Ustedes parecen ver la ciudad desde la barrera o el extramuro, mientras el pueblo que brega, aguanta y calla. Lo lógico sería continuar una obra empezada: el Paseo Ramón y Cajal.

Etiquetas