Opinión

Sobre una Travesía Central por Aragón (I)

Por
  • CARLOS GARCÍA MARTÍNEZ
OPINIÓNACTUALIZADA 20/02/2019 A LAS 01:00

Vuelve la TCP, y eso está bien, pero no sería bueno que lo hiciera con la consigna de no poder cruzar la frontera por los valles del Aspe y del Aragón por estar reservados para restaurar el viejo Canfranero, cuya reapertura se defiende, pero dejando claro que solo podría asumir el 15 % de las mercancías que pasan por el Somport. Ante tal descarte nos preguntamos por donde podría pasar. Si se contesta que por el en su día famoso "Túnel del Vignemale", incluido seguramente otro gran túnel bajo Sierra Caballera para acceder al gran túnel fronterizo desde Huesca, estaríamos en otro Monrepós, en este caso ferroviario y por abajo, cuya conversión en autovía ha monopolizado fondos y degradado comunicaciones importantes, "La Cosa" (*) del Vignemale apareció el 18 de julio de 2001, aniversario de la inauguración del Canfranc y de otros hechos históricos. Se daba a conocer a bombo y platillo en Aragón un estudio ferroviario que enlazaría Zaragoza y Toulouse pasando por Huesca, Se dibujaban diez alternativas y se apostaba por la del Alto Gállego, muy desplazada. Acababa de nacer la reivindicación, ya "histórica" de la "Travesía Central del Vignemale", aunque podía desconfiarse de tal apuesta al leer algunas opiniones: "El Vignemale, propuesta en forma de entelequia"..."La moción aprobada por unanimidad en el Congreso deja fuera de juego al Vignemale al apoyar un paso central sin definir, tras constatar la imposibilidad de que ese trazado salga adelante". Una asociación francesa se preguntaba qué hacer en Toulouse con tantos trenes al día en una ciudad taponada al norte por el Macizo Central y en la que desembocarían los trenes perpendicularmente a la línea Burdeos- Mediterráneo, algo así como diseñar una gran comunicación entre Madrid y Santander para aliviar a la vez los tráficos desde Madrid a La Coruña y a Barcelona. Si lo que apremia a los tráficos europeos es dar otra salida a los flujos laterales, comunicar Toulouse con Zaragoza tiene poco que ver con ello.

Pocos años más tarde, y me va a ahorrar decirlo de otra manera, escribía sobre el tema Alberto Reig, exprofesor en las Universidades Complutense y Harvardy doctorado en la de Pau: "A partir del 2001 la geografía empezó a ser manipulada. Fue el momento de quitarse la máscara. Había que distorsionar los mapas para demostrar que los controles eran los de siempre, pero el papel amarillo que nos invade no podrá ocultar la realidad geográfica, porque no era competencia de los detentadores de intereses tan limitados modificar los datos de la realidad a nivel europeo". Puede suponerse que su conocimiento de la superchería que denuncia proviene de su relación con la ciudad de Pau.

Con el permiso del director y como el espacio no da para más, ampliaré mis puntos de vista y aportaré otras informaciones en próximos artículos.

(*) "La Cosa" puede ser un buen nombre para la causa por la que se fabrica una descripción discutible y cómo la opinión pública puede ser víctima de un método tan profundo que acaba siendo indetectable. ¿Es posible opinar por encima de esa técnica sutil ¿Es posible interponer algún matiz que conduzca a una opinión elaborada "La Cosa" convoca ruedas de prensa y tiene a la opinión pública controlada. Aunque para entender algo de verdad habría que entender prácticamente todo, se puede sobrevivir si queda un margen para la reflexión.

Etiquetas