Opinión

Carne y Cuaresma

Por
  • ANTONIO NADAL PERÍA
OPINIÓNACTUALIZADA 22/02/2019 A LAS 01:00

Una organización vegana ha ofrecido al papa Francisco un millón de dólares si se hace vegano en Cuaresma. No sería demasiado sacrificio aunque le guste mucho la carne, como parece que así es, privarse durante cuarenta días de ella a cambio de ese donativo que se entregaría a la organización benéfica que eligiese. Dicen que entre los platos preferidos del papa se encuentran el asado y la pizza. No se sabe si Francisco ha aceptado el reto, pero creo que en nombre de la caridad cristiana debería comprometerse a privarse de la carne por unos cuantos días, pues el reto no es imposible ni perjudicial. Distinto sería que le exigiesen atiborrarse de productos insalubres como pueden ser las carnes rojas. Además, la prohibición de comer carne no es ajena a la iglesia católica. Por ejemplo, señala que los cristianos no deben comer carne los viernes de Cuaresma (a partir de los 14 años). Por añadidura, el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo se ha de guardar ayuno (en la edad de los 18 a los 59 años), que todavía es más sacrificado. Peor lo tenían los antiguos cristianos, que sólo podían tomar agua y comer pan y sal durante más tiempo. No cabe duda de que ser cristiano era antes mucho más meritorio y esforzado que en la actualidad. Pocos cristianos de hoy día se privan de la carne los viernes de Cuaresma y no creo que cristiano alguno aguantase durante cuarenta días sólo con agua, pan y sal, una dieta de lo más desaconsejable, por otra parte. Bueno es lo bueno, pero sin exagerar. Cabe preguntarse si el papa, en la intimidad de su residencia, en privado, acata estas normas. La razón que esgrime la Iglesia Católica para tamaño sacrifico gastronómico es que se trata de un periodo en el que hay que olvidarse de lo mundano y centrarse en lo espiritual, que es un tiempo de reflexión, recogimiento y penitencia. ¿Qué tiene la carne cuando se la condena ¿No podemos prepararnos para la Pascua por el hecho de comer carne Con esta propuesta hecha al papa por la organización Million Dollar Vegan se le ha colocado en un aprieto, la veo como una especie de chantaje. Malo si la rechaza y malo si la acepta, pues a otras organizaciones se les puede ocurrir que el papa realice otra clase de sacrificios bajo la promesa de donar una fuerte cantidad de dinero para la beneficencia. Me lo imagino inquieto, pendiente todos los días de que le llegue una propuesta molesta a la que deba responder de una forma o de otra.

Etiquetas