Opinión

1º de Mayo y el mundo del trabajo

Por
  • DIARIO DEL ALTOARAGÓN
OPINIÓNACTUALIZADA 01/05/2019 A LAS 02:00

Concurren este miércoles en Huesca dos manifestaciones con motivo del 1º de Mayo, una la de los sindicatos tradicionales, la otra la del bloque crítico. UGT y CCOO abundan en un lema general aunque no exento de sentido: "Primero, las personas". Un enunciado que hoy se usa demasiado vagamente, porque estrictamente en su terminología no hay gobernante que gestione para cualquier otra especie del reino animal. Pero, evidentemente, el sentido es el de la dignificación de las condiciones laborales en un escenario global complejo en el que, lo queramos o no, las condiciones de hace una década representan una ilusión en la que caer puede conducir a la frustración. En cuanto al denominado espectro crítico, la reclamación de servicios públicos de calidad también supone una generalización difícilmente rebatible, aunque las ecuaciones precisas para su desempeño puedan ser discutibles.

El mundo sindical, como el empresarial, el político, el gubernamental y la desafortunadamente débil sociedad civil, deben atisbar en el horizonte un panorama tan delicado que prácticamente la mitad de las profesiones de dentro de muy pocas décadas hoy son absolutamente desconocidas. Un espacio, el del trabajo, que difícilmente se va a poder sustraer a tendencias como la movilidad, el teletrabajo y las remuneraciones en función de las productividades. Hoy, no compiten las compañías ni los territorios cercanos, sino que lo hacen las regiones mundiales y, exactamente que fuera hay miles de oportunidades, desde más allá de nuestras fronteras los competidores encuentran mercados junto a la puerta de nuestra casa. Una apertura de miras, una elevación de los horizontes sólo es posible con la concertación entre las partes, sin conflictos, porque los intereses son comunes.

Diario del AltoAragón

Etiquetas