Opinión

Por San Jorge a los Salesianos acudirás

Por
  • TOMÁS MOYANO BONEL
OPINIÓNACTUALIZADA 01/05/2019 A LAS 02:00

¡No es verdad, santo Patrón, que en la ciudad de Osca las joticas se oyen mejor! San Jorge asiente entusiasmado con la cabeza. Después de tantos años siendo homenajeado por los maestros y alumnos de la Escuela Municipal de Música y Folklore de Huesca mediante un magno festival de jotas en los Salesianos, San Jorge es ya un jotero aventajado. Gracias a los estupendos profesores de canto Roberto Ciria y Sofía Bueno, ya se ha aprendido varias jotas, siendo su preferida "La fiera", que la canta muy pero que muy dignamente sin que San Pedro salga huyendo. Y con la disciplina del profesor de baile Jairo Périz, baila con soltura la jota de "Albalate del Arzobispo". Lo que también le agrada es el público asistente al festival en el coqueto teatro de los Hermanos Salesianos. Público de allegados a los participantes cuyos aplausos constituyen el acicate anhelado para salir airosos del escenario, dejando bien alto lo impartido por la nunca bien ponderada Escuela Municipal. Siguiendo la máxima del cineasta Cecil B. de Mille refiriéndose al guión de una película: "Empieza por un terremoto y sigue para arriba", el festival del 27 de abril pasado comenzó con la jota de baile "Seguidillas de Leciñena", con la participación de los benjamines y juveniles, con los componentes del canto grupal y la rondalla al completo. En la primera parte los pequeños fueron los verdaderos protagonistas cantando, entre muchas, jotas tan emblemáticas como "Una cadenica", "Madruga la espigadora", "Esta jota de Robres" y "Ni amor con una madre". Dos jovencísimos alumnos del profesor de violín Antolín Santolaria demostraron sus habilidades con dicho instrumento de cuerda: violines y guitarras pequeños ejecutaron la composición "El ciervo de Yebra de Basa". El festival continuó con más canto juvenil con "El labradorcico", "Canto al campo", "Yo por disimular", "Voy a verte por las tardes" y un dúo femenino con "Que de niña me cantara". La rondalla, capitaneada por Rodrigo Elpuente, maestro de púa y teniendo a Guillermo Planas como profesor de guitarra, ejecutaron con la incorporación de violines la "Mazurca de Sallent" y "El broquel de Pallaruelo de Monegros". A continuación, los adultos bailaron el "Bolero de Sallent" acompañados por las voces del canto grupal y el abajo firmante estrenó con ganas la jota "El amor por un cantar" o "El baturrico Tomás", jota compuesta en su honor por el tenor Óscar Badías Gil. Voces adultas masculinas cantaron "Espérame en el sendero", "Yo te juro mi querer", "Las plantas se reverdecen" y "A lo alto subiré" entre otras tantas. En cuanto a voces femeninas se pudo escuchar "Las cerezas" y un magnífico "S"ha feito de nuey" por una voz bien agradable y timbrada y "La magallonera". El cuerpo de baile brilló con "La jota de Calanda", "La de Zaragoza", "El bolero najino" y, para finalizar, "La jota de san Lorenzo". Otro año que la Escuela de Jota deleita a Huesca con este festival en honor a San Jorge.

Etiquetas