Opinión

15-M: De la indignación a la Democracia Real (participativa)

Por
  • DAVID JARNE DÍEZ
OPINIÓNACTUALIZADA 16/05/2019 A LAS 02:00

Este mayo, como cada mayo, a muchos nos invade la nostalgia. Aquel mayo de 2011 un espíritu de indignación nos convocó a salir a las plazas, a encontrarnos, a reconocernos, a resistir juntas.

Será el primero para mí en España tras seis años viviendo afuera, es decir, viviendo en la Huesca de la nostalgia.

Ya hace unos meses que regresé y, he podido comprobar cómo lo que se sembró aquel 2011 frente al Casino, continúa poco a poco germinando. La perspectiva de emigrante tiene estos regalos: te permite comparar fotos fijas y apreciar mejor los matices.

Sin esa perspectiva, quizá se pueda pensar que es poco lo que ha cambiado. Pero yo veo cómo decenas de personas continúan construyendo asamblearismo semanalmente en la ciudad, cómo partidos políticos abandonan poco a poco viejas formas y cómo mediante procesos participativos, hemos logrado incluso llegar al Congreso. Puede parecer un proceso lento, pero ya lo avisábamos en la plaza con el "vamos despacio porque vamos lejos".

Huesca sigue recorriendo el camino de la Democracia Participativa y yo sigo creyendo firmemente que es lo único que nos llevará a un futuro libre de los tics de comportamiento mafioso que siguen acompañando en ocasiones a los partidos (viejos y nuevos).

Nos toca apostar por la Huesca que tendremos los próximos cuatro años y observo, con gran orgullo y emoción, cómo las mujeres organizadas reivindican su dignidad, cómo la sensibilidad hacia nuestros compañeros animales ocupa con naturalidad el espacio en los debates de calado o cómo la concienciación ecologista vuelve a impulsar a nuestros jóvenes a salir de las aulas a indicarnos el camino.

Por todo ello, este nostálgico 15 de mayo sigo invitando a imaginar una Huesca construida entre todas.

DAVID JARNE DÍEZ

Fue portavoz de la Asamblea 15M Huesca y acompaña la lista de Cambiar Huesca al Ayuntamiento

Etiquetas