Opinión

Probar y dejar

Por
  • ANTONIO NADAL PERÍA
OPINIÓNACTUALIZADA 25/05/2019 A LAS 02:00

La sobrina de una famosa tonadillera fue pillada por una cámara de un supermercado usando un desodorante que no compró. La joven se ha defendido ante un grupo de cotillas televisivos diciendo que "levante la mano quien no lo ha hecho". Lo cierto es que no es lo mismo robar que usar. En un supermercado puedes perfumarte, comer y beber gratis total a poco habilidoso que uno sea. Los supermercados están muy abastecidos en España y a pesar de las cámaras y los vigilantes hay personas que se suelen llevar algo de recuerdo en los bolsillos o en los bolsos. Un día vi a una dependienta exigiendo a un cliente que dejase en la caja las botellas de licor que llevaba escondidas, bajo la chaqueta y la camisa. La sobrina de la tonadillera usó un desodorante en sus axilas, luego lo cerró y lo devolvió a su lugar en una estantería. Apuntó también que creía que era un probador. Hay probadores de perfumes, pero no los puede haber de desodorantes, pues no resulta agradable probarse un desodorante utilizado anteriormente por varios clientes. Para el cliente honrado, comprar el desodorante ya usado por una famosa o una desconocida no le da más valor, al contrario. Según la autodefensa de la sobrina, se trataba de una inauguración y no podía comprarlo, era de spray y no de "roll-on". Los dueños de los supermercados, sin embargo, seguro que no están de acuerdo con que algún cliente use los artículos a la venta sin comprarlos, que es casi como robarlos. A veces compras una caja de huevos y al abrirla te encuentras con que falta uno o dos. En este caso, lo dejas en la estantería y coges otra caja tras asegurarte de que no falta un huevo. He descubierto que en los supermercados nunca falta algún desocupado que se da una vuelta sin ánimo alguno de comprar, sólo para distraerse, enterarse de los precios y comprobar el estado de lo que hay, incluso se permite tocar ciertos artículos como las frutas y el pan. La tasa de pérdida desconocida en el mercado minorista de España (1,99 %) es superior a la media europea (1,83%), lo que demuestra que el español medio es más ladrón o menos honrado que el europeo medio, también puede ser que esté más necesitado. Aquellos que acostumbran a probar productos en el comercio sin comprarlos deberían pensar en que se puede ganar dinero con esa práctica, especialmente si son estudiantes. Hay varios lugares en internet en donde apuntarse para tal menester.

Etiquetas