Opinión

Espero que más que un adiós sea un hasta luego

Por
  • PASCUAL ASCASO
OPINIÓNACTUALIZADA 27/05/2019 A LAS 02:00

Es verdad que al final ha sido un adiós del Huesca en primera división, pero no sin haber conseguido antes una rentabilidad muy importante para la ciudad en aspectos diferentes: Se han hecho mejoras muy importantes en urbanismo como consecuencia del ascenso; se conoce a Huesca ahora mucho más de lo que se la conocía antes, poniéndola en el mapa y no al margen del mismo; la afición ha disfrutado como nunca antes lo había hecho, primero por la lucha para ascender y después por ver pasar a todos los grandes por la cancha de lujo renovada; y por último viendo, a pesar de su descenso, el fútbol maravilloso de su equipo. Nunca maldijeron los aficionados de su equipo, sino muy al contrario, siempre, de principio a fin, orgullosos de su equipo han estado.

Pocos casos se habrán dado en la historia de este deporte como el del Huesca, que siendo un equipo que ha estado en la cola de la clasificación prácticamente durante toda la liga, su afición ha estado apoyándole siempre dentro y fuera de la ciudad, como reconocimiento a que el juego que han practicado en todo momento ha sido de campanillas y que ha sabido morir con las botas puestas. Siempre la afición ha estado con el equipo y éste con la afición. Y eso tiene mucho mérito.

Durante toda la liga ha sido equipo y afición un matrimonio muy bien avenido, por lo que hay que quitarse el sombrero y felicitar a los unos y a los otros. Ahora vendrá de nuevo el empeño y la lucha por el ascenso y si el maridaje es el mismo que antes lo fue seguro que lo lograrán. A nadie le pueden quitar lo vivido y nadie debe perder la fe y la esperanza de que ese vivir se repetirá si se vuelven a hacer las cosas como antes las hicieron.

Entre ese subo y bajo y vuelvo a subir debe estar, a mi juicio, el éxito de este club, de esta afición y de esta ciudad que es pequeña pero cereña. Con esos mimbres siempre podremos hacer un buen cesto. Yo creo que el bajo-subo sería la situación ideal para el Huesca y para la afición; pues con el intentar subir verían a un Huesca triunfador y con el sube seguirían viendo pasar por Huesca a los componentes de a la que dicen ser la mejor liga del mundo.

No soy aficionado al fútbol, pero sí, como oscense, he vivido con interés lo que la S.D. Huesca ha sido capaz de hacer. Para mí que lo del Huesca es un hasta luego y no un adiós.

El broche final ha sido de oro: Por el partido ganado; por dejar la cola de la clasificación; y por recoger 1,5 millones de euros, que no es moco de pavo desde el punto de vista crematístico.

Etiquetas