Opinión

Dimisión del gobernador del Banco de España

Por
  • Plataforma Oscense por la Defensa del Sistema Público de Pensiones
OPINIÓNACTUALIZADA 15/06/2019 A LAS 02:00

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, reclama al futuro Gobierno que haga una reforma del sistema de pensiones de calado, pero no a favor de los pensionistas. Todo lo que supone un logro para nuestro colectivo, lo considera negativo: la revalorización de las pensiones al IPC, el retraso de la entrada en vigor del factor de sostenibilidad, la subida del Salario Mínimo. Por el contrario, propone el retraso de la edad de jubilación, la rebaja de las pensiones por la mayor esperanza de vida y que no se revaloricen de acuerdo al IPC, porque cree que es demasiado gasto. Una reforma a su medida, teniendo en cuenta que los ricos viven unos 10 años de media más que los pobres. Una esperanza de vida que disminuye con los recortes que se han hecho en Sanidad, las insufribles listas de espera y el copago farmacéutico. Aunque suene a cómico parece que quiere poner en práctica lo que dijo el ex - ministro de hacienda japonés y la directora del FMI: que los y las pensionistas nos teníamos que morir pronto porque les creamos muchos problemas.

Todo basado en supuestos catastrofistas para dentro de 20 o 30 años: la pirámide demográfica con población envejecida, ralentización del empleo, sueldos estancados o en caída, entrada del famoso "baby boom" en la edad de jubilación y un gasto exagerado en pensiones para 2068. Proyecciones que han fallado todas las otras veces porque es muy difícil predecir a tantos años por haber variaciones imposibles de conocer. Esta advertencia la lanza cada cierto tiempo. Según los "santos doctores del mercado financiero", en 1995, en 1999, en 2002 y en 2009 el Estado se hundiría en 10 años si no se reformaba el sistema público. O son muy malos haciendo predicciones o nos toman por idiotas. Todas las informaciones que intentan crear incertidumbre y miedo por las pensiones públicas, están basadas en esta hipótesis: un crecimiento desmesurado de la población mayor, que no es exacta, y un descenso en la tasa de población activa. Con ello por delante, desprecian las posibles alternativas: aumento de la productividad, aumento de mujeres con trabajo remunerado, pleno empleo, mejora de salarios que aumentarían los ingresos a la Seguridad Social, y una mejor distribución de la renta.

Critica las medidas para mejorar los ingresos en las cotizaciones, decididas o barajadas por el Gobierno socialista en estos últimos meses: la subida del Salario Mínimo un 22% hasta los 900 euros al mes, el destope de las cotizaciones para rentas salariales altas o reducir las bonificaciones de las cotizaciones a cargo de las empresas porque no han servido, en general, para crear más empleo. Pero no habla para nada de la evasión y fraude fiscal, de las horas extras trabajadas y no cotizadas, de la economía sumergida y los falsos autónomos, o de la corrupción por sobrecostes de los contratos de la Administración. Sólo hay una cosa en la que estaríamos de acuerdo, "incrementar la formación también ayudará a subir la productividad y los sueldos, favoreciendo mayores aportaciones a la Seguridad Social." El Gobernador del Banco de España apremia porque considera que "cuanto más envejezca el electorado más difícil será desde el punto de vista político proponer medidas que puedan suponer un recorte de renta a la población de mayor edad". O sea que, como los viejos y viejas votamos, igual votamos en contra de los partidos que nos quieren hundir en la miseria. Algunas veces los Gobernadores del Banco de España dan muestra de tener alguna lucecita inteligente.

Otro de los argumentos que esgrime, es el mismo falso argumento que utilizó Carlos Solchaga, que lo que aportamos en cotizaciones durante nuestra vida laboral no cubre el total de la prestación. Eso ya se sabe que es así, porque nuestro sistema de pensiones no es de capitalización (de ahorro individual) sino de reparto intergeneracional. Y finalmente, como era de esperar, la solución de los planes privados de pensiones, o como dice en su informe, "sería conveniente ir introduciendo un pequeño componente de capitalización en el sistema". Eso está bien para quien tiene unos sueldos los suficientemente elevados que les permita vivir dignamente y todavía les sobre dinero para ahorrar e invertir. Sueldos como el del propio Gobernador que tiene un salario bruto de cerca de 200.000 euros al año.

Y la guinda para exprimir más a la clase trabajadora a favor de los bancos, es que malvendan sus viviendas por medio de las llamadas "hipotecas inversas". Lo poco que ha podido tener una familia en toda una vida de trabajo y sacrificio, que lo regale, o casi, a las entidades financieras. Una brillante idea.

Esta Plataforma Oscense se une a la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones para pedir la dimisión de Pablo Hernández de Cos como gobernador del Banco de España, por este informe, sesgado ideológicamente a favor de las formaciones políticas proclives a las privatizaciones de los servicios públicos para negocio de grandes corporaciones financieras, en un momento importante, posterior a un ciclo electoral que ha dejado los futuros gobiernos a merced de pactos entre partidos. Un sesgo que queda probado, al proponer que el consenso en la Comisión del Pacto de Toledo sea "mayoritario", no "unánime", para dejar fuera a los grupos políticos que defienden la apuesta clara por el sistema público de pensiones. Una Comisión del Pacto de Toledo con la que no estamos de acuerdo por ser oscurantista, porque no sale a la luz pública lo que los representantes de los distintos partidos políticos proponen y votan, y con una Mesa de Diálogo Social, en la que esta Coordinadora exige estar representada cuando se debata sobre pensiones.

La Coordinadora estará atenta a los pactos postelectorales de los gobiernos y decimos a Pedro Sánchez que no vamos a dar ¡ni un paso atrás! Porque ¡Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden!

Etiquetas