Opinión

Pactos interesados

Por
  • PASCUAL ASCASO
OPINIÓNACTUALIZADA 16/06/2019 A LAS 02:00

En campaña electoral todos ponen veto a determinados pactos de gobierno, lo juran y lo perjuran, pero en cuanto se ha hecho el recuento y se conocen los resultados todos se apresuran a ir a la caza de quienes les pueden ser útiles para conseguir una mayoría que les permita gobernar y si para ello hay que pactar con el diablo se pacta. ¿Por qué llaman estrategia a la mentira Pues no, la mentira es mentira y mentiroso el que la comete y estrategia es otra cosa. Entre ellos mismos he visto como se llaman mentirosos en los propios debates de la campaña electoral y en torno a la misma mesa.

En este tipo de debates son capaces de pactar hasta con las ideologías más opuestas y después ya veremos. Y es que a todos lo que les gusta es estar en el meollo del asunto para poder trinchar y cortar y si se puede mangonear mejor y los desaprensivos -que siempre los hay- sacar tajada metiendo la mano donde no deben para apropiarse de lo que no es suyo sino de todos.

¿Cuánto tiempo tiene que dedicar la justicia, lo estamos viendo, para esclarecer y meter en chirona a quien mete la mano en ese suculento guiso para sacar tajada de él ¿Cuánto es el dinero que se esfuma, también lo estamos viendo, y que va a parar a los bolsillos de los desaprensivos que se metieron en política con ese único objetivo Este tipo de pactos todos los buscan desde el primer momento y trabajan sin desmayo para tratar de alcanzarlos cuanto antes porque saben que en ello les va el ser o no ser de su negocio; es decir, o alcanzo gobierno o me voy a la oposición a zancadillear al adversario para tratar de cambiar las tornas cuanto antes.

Si pusieran el mismo empeño para hacer pactos de estado en los que todos participasen para conseguirlos, dando así estabilidad al gobierno de turno y continuidad en el desarrollo de los mismos, gobernase quien gobernase, otro pelo nos luciría. Pero no, estos pactos a ellos les importa un pimiento y no vemos ni uno ni por casualidad.

La política a desarrollar debe ser interesante para todos y no interesada para unos pocos como viene sucediendo.

Etiquetas