Opinión

Sin barcos y sin honra

Por
  • CARLOS GARCÍA MARTÍNEZ
OPINIÓNACTUALIZADA 22/06/2019 A LAS 02:00

A mediados del siglo XIX, la moral del almirante Méndez Núñez le dictaba su frase histórica: "Más vale honra sin barcos que barcos sin honra". Literalmente sería: "La reina, el Gobierno, el país y yo, preferimos tener honra sin barcos, que barcos sin honra". La sociedad española, que hereda un pasado insolvente y disolvente, puede perpetuarlo ahora por el empeño irresistible de Albert Rivera en ocupar las más altas poltronas (lo que no es propósito de los políticos que tratan de mejorar la sociedad). O sea, que a Rivera podría aplicársele la frase "Más vale poltrona sin honra que honra sin poltrona". Acusación que de ningún modo me atrevo a aplicar a buena parte de los militantes que se apuntaron a Ciudadanos en otros momentos, para los que "Rebelión a bordo" sería mi rotundo consejo, animando a rebelarse al 60% de sus votantes que querrían un gobierno PSOE-Cs.

Ya puestos en títulos histórico-peliculeros, citaré a José Javier Rueda, cuando escribe en Heraldo cómo "Hernán Cortés "quema sus naves" para convencer a sus tropas de que la única opción que tenían de sobrevivir era vencer a los aztecas", identificando la postura de Albert Rivera como "un desafío en toda regla ante una coyuntura decisiva... del que se le acusará, con razón, de arrojar al PSOE a pactar con Podemos y los nacionalistas, lo que Cs debería impedir". Rivera responde con un "ya no hay marcha atrás". La cita termina con que "da la sensación de que actúa a la desesperada".

Y así debe ser, porque hasta el nacional-católico "La Razón", en su número del día 19, parece empujar a Cs y/o PP a abstenerse en el pleno de investidura de Pedro Sánchez, ante el aviso de Tezanos de que una repetición electoral acarrearía un "voto de castigo" a todos los partidos del trío reaccionario, que perderían votantes.

Nada más lejos de mi proceder que divulgar "falsas noticias", pero, por si no lo son, busquen en internet el historial de Rivera, empezando por "Libertas y Albert Rivera", y verán dónde empezaron "presuntamente" los vaivenes de Albert.

Etiquetas