Opinión

El cuartel, activo importante para la ciudad

Por
  • PASCUAL ASCASO
OPINIÓNACTUALIZADA 30/06/2019 A LAS 02:00

El abrir las puertas el cuartel Sancho Ramírez será un sumando y un activo muy importante para la ciudad. Sus obras de remodelación y puesta a punto parece que van viento en popa. Esto permitirá que pronto se note en Huesca la presencia de la vida militar.

Antes fue la S.D. Huesca quien consiguió dar un impulso nada desdeñable a esta ciudad y ahora lo será, con mucho más calado y perdurable en el tiempo, la apertura de este cuartel con categoría nacional.

Lo que no se ve en marcha es el acompañamiento que el Ayuntamiento y la D.G.A. deberían llevar en paralelo y al unísono lo que a estos entes corresponde poner en marcha, como son: la construcción del centro de salud; la remodelación del colegio Pío XII, el centro infantil y la construcción de viviendas necesarias pata tantas familias.

Por otra parte, aspecto muy importante, hay que conseguir la normalidad de la convivencia social, alterada, con demasiada frecuencia, por hechos que hay que atajar de manera seria y decidida. Hay que conseguir, y para ello hay que trabajar, que en toda la ciudad haya las mismas normas de convivencia aceptables que cumplir y cuando esto no suceda se atajen con la máxima rigurosidad allá donde se produzcan. En esto no cabe debilidad alguna para que no lo paguen justos por pecadores.

Veo en las inmobiliarias la diferencia desorbitada del valor de los pisos del barrio Perpetuo Socorro con relación a los del resto de la ciudad. ¿No es este un indicador clarísimo de que algo falla para que esto suceda Ya sé que con el nacimiento del barrio se cometió un gran error y que no fue otro que construir la inmensa mayoría de las viviendas de bajo precio en ese lugar, en vez de haberlas distribuido por toda la ciudad. A esto hay unir la frontera divisoria del Isuela, culpa de nadie, que ahora ya lo es menos con la aceptable permeabilización que del mismo se ha conseguido.

De todas formas, todo error tiene su enmienda si se tiene voluntad seria y formal para corregirlo. Lo que hay que hacer es trabajar más y mejor para poder hablar de una ciudad sin diferencias de bulto, se viva donde se viva.

Cuando las quejas existen motivos habrá para ello y por lo tanto se tendrá que ir limando para hacer desaparecer las asperezas y las desigualdades palpables que puedan existir.

Huesca debe ser un todo homogéneo y por ello habrá que trabajar sin desmayo para conseguirlo.

Etiquetas