Opinión

Reconocer lo bueno de otros

Por
  • TEÓFILO MARCO ESTELLA
OPINIÓNACTUALIZADA 30/06/2019 A LAS 02:00

El nacionalismo-separatista radical, cuando desestima o desprecia a los demás, opino que puede ser un tipo de hombre estrecho de mente, ya que pretende que sus instituciones sean la única fuente del derecho; y tal vez sea también un hombre de corazón egoísta, porque el prósperamente económico lo quieren para ellos con olvido de los demás pueblos.

Estas personas parece que han construido su nacionalismo-separatista radical, en el centro de la circunferencia y no toleran líneas ni puntos que no giren en torno de lo suyo. Así que solo lo de ellos, la historia, la cultura, el arte, las costumbres, en fin: hasta el mar y el aire es lo mejor. Y esto puede ser manifestación de soberbia y vanidad colectivas por que desfiguran los hechos reales para favorecer a su propia comunidad.

El 26 de junio es la fiesta del santo aragonés, y también con raíces catalanas, san Josemaría Escrivá de Balaguer. Hace años compré un libro escrito por él, "Camino", y hoy he leído algunos de sus puntos, en concreto el 525: "Ser "católico es amar a la patria, sin ceder a nadie mejora en ese amor. Y, a la vez, tener por míos los afanes nobles de todos los países. ¡Cuántas glorias de Francia son glorias mías! Y, lo mismo, muchos motivos de orgullo de alemanes, de italianos, de ingleses? de americanos y asiáticos y africanos son también mi orgullo".

Las personas que piensan y viven así reconociendo lo bueno de otros, mucho contribuyen a vivir en una convivencia ciudadana en paz, sin envidias, vanidad, orgullo, odio o rencores?

Etiquetas