Opinión

El desapego

Por
  • ÁNGEL SÁNCHEZ LÓPEZ
OPINIÓNACTUALIZADA 09/07/2019 A LAS 02:00

El apego es definido como un estado emocional de dependencia a una cosa u objeto existente, a una situación o a una persona.

Los expertos en el tema coinciden en señalar que el principal objetivo de esa conducta es el de obtener protección para asegurar la supervivencia y, de paso, la de adquirir seguridad.

En cambio, para los seguidores del budismo consideran que esa actitud sobreestima las cualidades antedichas hasta el punto de que las personas después se sienten aferradas a ellas.

Por eso, practicar el desapego -que, a veces es mal entendido al parecer puro egoísmo- no significa romper vínculos con todo aquello que es importante para uno, ni siquiera dejar de tener objetivos o de querer cosas, sino que más bien significa que aunque uno quiera algo, no lo necesita para vivir feliz.

Porque -lisa y llanamente- de lo que se trata realmente es de andar mirando el camino de la vida y no exclusivamente el resultado de la misma, dado que está más que comprobado que los excesos nos ponen cadenas y no nos dejan ¡ay! ser verdaderamente libres.

Etiquetas