Opinión

Huesqueta, ¡despierta!

Por
  • SEBASTIÁN GRACIA
OPINIÓNACTUALIZADA 17/08/2019 A LAS 02:00

16 de agosto, día de reflexión (playera o montañera). Que la autocomplacencia no os engañe. El tren de futuro está pasando y se nos escapa. La ciudad de Huesca, ¡Huesqueta! está dormida. Absolutamente dormida, funcionarialmente dormida. Los líderes que nos tendrían que despertar son los primeros dormidos. Noticia habitual del día 16 como todos años: ¡éxito de las Fiestas de San Lorenzo! ¡Y un cuerno! añadiría yo. Las Fiestas de San Lorenzo funcionan porque hace calor, pero la "acción/reacción" para mejorar las Fiestas no funcionan. Si el 10 de agosto hiciera frío, los Sanlorenzos desaparecerían... ¡los de Huesqueta carecemos de autocrítica sincera! El programa de fiestas exige una urgente mejora. Esto no es ni más ni menos que el reflejo de lo que ocurre en otras parcelas de lo colectivo en Huesqueta. El espíritu funcionarial nos tiene abducidos. El futuro de esta ciudad y su entorno está en peligro. Nos hemos dormido, la autocomplacencia nos duerme. Huesqueta es un foco de influencia que supera el término municipal. Los munícipes deben concienciarse de que sus acciones deben ser el revulsivo de esta ciudad y su entorno. Pero hay tela que cortar. En muchos pueblos lo agropecuario fue un bote salvavidas en la crisis económica. Muchos jóvenes regresaron a las labores que antes hacían sus padres en los campos y en las granjas. Pero Huesqueta considera que su término municipal termina donde termina la última acera de cemento. Riegos y sus canales, caminos e infraestructuras agropecuarias, capacitación agraria y ganadera... allí debe Huesca actuar porque está fatal. En lo industrial andamos igual o peor que en lo agropecuario. El Plhus no sirve para la pequeña y mediana empresa. Hay que ampliar y mejorar Sepes, Monzú, Magantina. Impulsar la formación profesional. En lo turístico, desde Guara hasta Riglos hay un déficit de desarrollo turístico pese al potencial del prepirineo de la Hoya. ¿Por qué no se adecúa para visitas turísticas alguna de las muchas cuevas de Belsué, o visita a la mina de cobre de Chibluco? En la costa cantábrica hay muchas y no se autoinmolan los ecologistas. ¿Y Arguis, que antes era la Cercedilla de Huesca Medio ambiente: impulsar las dos riberas fluviales, Isuela y Flumen como otras ciudades han hecho. Reforestar las lomas de Montearagón como se hizo en Lomaverde. Potenciar y cuidar las albercas próximas, donde por cierto pasan todo el año las bandadas de gaviotas de interior más al norte de la península. Presionar para la aceleración del Pantano de Montearagón y para la solución de alguna presa que en Biscarrués o Almudévar guarde los excesos hídricos del Gállego. Uso de los acuíferos subterráneos de la ciudad de Huesca. Comunicaciones: ¿por qué no ha habido presión política para acelerar el Monrepós o la autovía hasta Siétamo Urbanismo?, ¿por qué no se ha impulsado nunca una nueva Ciudad Jardín que fijaría en Huesca la residencia de gente que busca vivir en una unifamiliar? Terreno hay de sobras. Y las comunicaciones interiores: ¿cuándo terminamos el carril bici o la prolongación de Avenida Juan XXIII?, ¿para cuándo exigir a los promotores la puesta en marcha del Polígono de las Harineras?; con otros se ha hecho más presión PSOE, PP, CS, IU, Podemos, UGT, CCOO, Ceos-Cepyme, etcétera: el futuro pasa por un pacto por Huesca y su zona de influencia. Aparcad vuestros intereses personales y partidistas.

Etiquetas