Opinión

El último quinto del 22

Por
  • DANIEL VALLÉS TURMO
OPINIÓNACTUALIZADA 22/08/2019 A LAS 02:00
El último quinto del 22
El último quinto del 22

Este mes de agosto falleció el último quinto del 22 de Labuerda. Eran siete, lo que nos habla de lo poblado que estaba nuestro Pirineo entonces, en gran parte, por las grandes obras hidroeléctricas. Se llamaban ¨quintos" a quienes, por tener la misma edad, les tocaba ir a realizar el servicio militar a la vez.

Sus padres vinieron a las minas de Parzán en 1918 tras finalizarse las obras de la central de Seira. A la vez regentaba una taberna-barbería en Bielsa los fines de semana. Lo mismo hizo en Lafortunada cuando trabajó su padre allí.

El oficio de barbero lo había aprendido de forma autodidacta cortando el pelo a sus compañeros cuando de joven iba a Francia los inviernos a trabajar desde El Món de Perarrúa donde nació. Luego con el inicio de las obras hidroeléctricas ya no hizo falta emigrar.

Antonio Turmo Barrabés nació en setiembre de 1922 en una casa que habían alquilado en la plaza de Labuerda mientras esperaban las obras, que nunca se hicieron, de la presa de Forcas. Su nacimiento es uno de los principales motivos para que la familia se quedara en la población.

Así, en 1923 compran el antiguo cuartel de la Guardia Civil en la calle Barranco donde siguió con la barbería e instaló una tienda. La casa, restaurada, aún existe. En la entrada pone "Casa Barbero".

Cuando se construye el Sanatorio de Pineta, Antonio es su proveedor de comida hasta que llega la Guerra Civil de 1936. Labuerda es un lugar estratégico en la batalla de la Bolsa de Bielsa en 1938. Su hijo ya tiene 16 años entonces.

Le toca trabajar en las labores de destrucción de la carretera junto a los de su quinta. Muchos son llevados con el ejército, al igual que muchas familias de la Labuerda. Antonio y su familia no lo hacen.

Con la llegada del otro ejército, la barbería también se llena. Eso es positivo para la economía familiar, unido a la venta ambulante por todo el Sobrarbe en la que colaboran adultos y niños.

El año 1942 hay una gran riada que arruina las huerta de Labuerda junto al río Cinca. Salvo los niños más pequeños, los otros se van a servir para poder seguir adelante.

Antonio acompaña a la madre y al padre en la venta ambulante. La madre fallece muy joven a las 45 años de edad en 1946. Regresan todos a casa. Los siete hermanos deciden construir una panadería y una tienda junto al barranco.

Se inaugura en 1950. Antonio se dedica a la venta del pan y de los productos de la tienda, llegando hasta Parzán. La relación de su padre con el valle se lo facilita. Luego construyen el hotel "Casa Turmo" y el bar-restaurante.

Coincidiendo con la apertura del Túnel de Bielsa en 1976 compra unos terrenos en la carretera y comienza la construcción de las actuales instalaciones que regentan sus hijas.

Me gustaría poder contar la historia de los otros 6 quintos. Supongo que también fueron vidas sacrificadas y laboriosas para sacar adelante su familia en momentos complicados.

A Antonio le faltaba apenas un mes para cumplir los 97 años, casi un siglo de vida llegando lúcido hasta sus últimos meses. Desde la muerte de mi madre en el 2009 he subido a comer con él cada mes, contándome su historia y la de la comarca de Sobrarbe durante estos casi 100 años.

Mi madre, la hija mayor, hizo de madre de todos los hermanos y no se marchó hasta que se fueron todos y se casó Antonio. No dejaba de mandar "paquetes de comida" por el "coche correo" a sus hermanos mientras se abrían camino. Ya sólo queda vivo la más pequeña de sus hermanas.

Dejó Labuerda en 1962 para bajar a Barbastro. Casi 16 años de madre de sus hermanos. En 1963 nace mi hermano y en 1966 lo hago yo. Su padre Antonio paso los últimos años con nosotros en Barbastro hasta que falleció en 1977 a los 87 años de edad. Recuerdo los momentos compartidos.

Yo soy "quinto" del 84. Antes, en el año 1980 nos llamaron al ayuntamiento de Barbastro a hacernos la revisión. Salimos del colegio de los Escolapios para apenas andar unos metros. De este colegio, éramos unos 40 "quintos".

Lo mismo sucedió con el Carnet de Identidad, nos lo hicimos ese mismo año todos en el ayuntamiento por orden alfabético. Cosas del sistema de organización que había en ese momento.

Etiquetas