Opinión

Los ganaderos clarifican conceptos

Por
  • Diario del Altoaragón
OPINIÓNACTUALIZADA 23/08/2019 A LAS 02:00

El sector primario ha padecido durante décadas un menoscabo patente y latente por la atribución, por activa o por pasiva, de conceptos arcaicos que en nada se compadecen con la realidad. Por la propia necesidad del planeta y de la humanidad, sus profesionales están dando un paso al frente con voluntad pedagógica, para demostrar a determinados colectivos sociales que la adjudicación de estereotipos no sólo es injusta, sino fundamentalmente superficial. La disputa que se ha abierto sobre la reintroducción del oso y el lobo en los espacios naturales aragoneses ha obligado a los ganaderos a salir a las calles de los núcleos rurales para reivindicar una certeza apodíctica: si los recursos para el sustento de la vida en los pueblos se ven disminuidos por amenazas ajenas a la propia actividad, el futuro del medio quedará seriamente comprometido no ya en el largo plazo, sino de manera prácticamente inmediata.

Cuando las tendencias en los hábitos de vida están colocando piedras en el carro del desarrollo de los pequeños núcleos, la incorporación de elementos externos a un equilibrio en el que es imprescindible primar los criterios de sostenibilidad -con el ser humano en el centro del ecosistema- se erige en una montaña metafórica muy difícil de superar. Nadie hay con mayor conciencia ecológica que quienes tienen en su entorno las respuestas a su vocación de perpetuar su estabilidad donde están sus raíces. Nadie cuida con más pulcritud y rigor los pasajes y los paisajes que quienes viven de ellos. Nadie ama más a la naturaleza que quienes se dedican a trabajar para la alimentación saludable de la sociedad. Nadie respeta más a los animales que quienes comparten con ellos pastos y escenarios vitales. A partir de ahí, el debate se sitúa en el justo punto para acuerdos sin dogmatismos.

Etiquetas