Opinión

Adiós a mis lectores

Por
  • MARIANO RAMÓN
OPINIÓNACTUALIZADA 06/01/2020 A LAS 01:00

Carencias visuales compañeras de la edad provecta me vetan grafiar en la Olivetti cuanto quisiera expresar. Así pues, con esta "carta" digo adiós a mis lectores. Al candil de mi vida le queda poco aceite y deseo agotarlo con el remate de algún menester en lista de espera. Desde mi primer escrito publicado en lo que entonces era Nueva España (Carta abierta a un ganadero ansotano, 23 de abril de 1958) hasta el día de hoy, han visto la luz más de mil aportaciones. En esas colaboraciones, como en botica, ha habido de todo, pero siempre he procurado ser fiel a mi vocación aragonesista y por ende española, a mi educación cristiana y a la doctrina socialista joseantoniana. A lo largo de este tiempo tal vez haya podido herir la sensibilidad de algún lector al que desde aquí y ahora ruego me disculpe. Gracias para todos cuantos han sido mis asiduos lectores y a la Dirección de este periódico tan nuestro, por haberme permitido satisfacer parte de la vanidad que todos llevamos dentro. Finis coronat opus!

Etiquetas