Opinión

La fe que nunca perdimos en Carlos López-Otín

Por
  • Diario del Altoaragón
OPINIÓNACTUALIZADA 04/02/2020 A LAS 01:00

El despacho de agencia que recoge la manifestación de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de España deja para el final lo que, en realidad, es el origen. Recuerda algunos de los principales logros científicos de Carlos López-Otín, como la identificación y caracterización funcional de 63 nuevos genes humanos importantes en cáncer, la participación en el establecimiento del concepto de degradoma y la construcción de modelos de ratones modificados genéticamente utilizados hoy en todo el mundo frente al envejecimiento prematuro. Y agrega su impresionante labor también en consorcios implicados en enfermedades humanas y genómicas del cáncer. Sin negar la institución académica que hubo alguna imperfección, para nada modificaban las conclusiones científicas, sometidas al "comportamiento ético y su rigurosa conducta científica", brutalmente golpeados por el menoscabo a su reputación y un daño impropio de un universo, el de los investigadores, que debiera huir de las mundanas abyecciones basadas en las envidias y las tentaciones aviesas.

Queda, con la autoridad que confiere el conocimiento y la meticulosidad de la Academia, contrastada la desafortunada práctica de la revista Nature, que retiró su premio al bioquímico por unas razones formales que en nada atañen al fondo y al contenido, que sumada a la nefanda destrucción del bioterio con el que experimentar, estudiar y descubrir nuevos remedios profirió un golpe que, de no ser por la fortaleza de sus convicciones, hubiera resultado letal. Hoy, quienes nunca perdimos la fe en Carlos López-Otín, un sabio renacentista, un benefactor de la humanidad, un alma generosa, podemos sentir la felicidad de un resarcimiento moral para quien profundiza brillantemente en la senda de los grandes científicos aragoneses.

Etiquetas