Opinión

Cierre panadería de Chimillas

Por
  • ALEJANDRO CIPRÉS
OPINIÓNACTUALIZADA 09/02/2020 A LAS 01:00

En uno de los denominados "siete lugares", que se encuentran en la redolada de Huesca llamado Chimillas se ha producido el pasado fin de año un hecho muy singular: Se ha cerrado, por jubilación, el horno, la panadería, la tienda y el estanco. El tiempo camina inexorable y todo llega a su fin.

Nos sorprende Paquito, porque a pesar de tu edad, perfectamente reglamentaria, tus vecinos y amigos estamos tan acostumbrados a tus excelentes servicios, y somos tan egoístas, que pensamos vas a permanecer siempre en tu establecimiento.

Y nos alegra muchísimo poder comentar y recordar, tanto para tus conocidos como para tus amigos, tus andanzas por éste pueblo de Chimillas: 1.- Quiero recordar, en primer lugar, a tu familia, que durante tres generaciones: empezando por tu abuelo Francisco, luego tu padre Paco, y finalmente tú os hayáis esforzado hasta el infinito, sin límite horario alguno para dar unos servicios en Chimillas y toda su redolada. Hiciera frío o calor, lloviera, borrasqueara, o cierzo hubiera, allí estaba la familia Se bastan con una sonrisa como carta de presentación para prestar unos servicios que han respondido siempre a unas necesidades de primer orden.

2.- Cuando finalmente llegas tú, yo te quiero recordar como compañero y amigo de toda la vida: De pequeños fuimos a la escuela juntos, con nuestros maestros D. Marino y D. Esteban en Chimillas que nos enseñaron, con su peculiar forma de hacer, a ser hombres de provecho como ellos decían. Naturalmente hicimos trastadas juntos y nos divertimos juntos. Y luego nos pusimos a trabajar para formar una familia al ejemplo de lo que veíamos en casa, y en eso hemos tenido una gran suerte.

Después se fueron nuestros padres y quedaste al frente de tu casa y del negocio con tu propia familia, y qué buenos momentos recordamos de todo esto.

3.- No has recibido como herencia grandes fortunas como las de los ricos, pero ha sido algo más valioso: Nuestra amistad y consideración.

4.- En el entorno familiar, local, laboral y social, los que ahora te acompañamos, creo que te mereces un sobresaliente por tu comportamiento, tu sencillez, tu saber estar, y muy pocas veces, o casi ninguna, te hemos visto enfadado. Has sabido estar siempre en tu sitio y pudiendo guardar las distancias, y contigo hemos aprendido muchas cosas buenas y con eso nos quedamos.

Disfruta ahora, con salud, tu merecidísimo descanso.

Un abrazo muy fuerte de tu amigo, Alejandro Ciprés

Etiquetas