Opinión

Ebrorregión, alianza para la competitividad

Por
  • Diario del Altoaragón
OPINIÓNACTUALIZADA 20/02/2020 A LAS 01:00

L OS GOBIERNOS de Aragón y La Rioja, a la espera de concretar la colaboración de Navarra, pretenden relanzar el proyecto de Ebrorregión, pergeñado años atrás pero que durante prácticamente tres lustros no ha sabido concretar la declaración de intenciones de 2006 con un gran proyecto estratégico del que se ramifiquen otras políticas de cooperación que, por las condiciones de cada una de las tres comunidades, podrían derivar en un gran avance en competitividad económica y, consecuentemente, en sus repercusiones sociales, culturales y de todo orden.

A nadie se le oculta que el actual estado de la situación de nuestro país, con la incertidumbre que generan las autonomías de los extremos del Pirineo, ofrece un abanico de oportunidades para tres regiones cuya capacidad de influir en un mundo globalizado se multiplicarían en el caso de que fueran capaces de sumar sinergias. Un movimiento que no es contra nadie, sino de avance en una dirección de defensa de intereses que son tan comunes como los lazos históricos y culturales que les unen. Sumar los tres territorios, con la gran cantidad de recursos en sectores como el agroalimentario, el industrial, el logístico, el tecnológico e incluso el turístico puede aportar una potencia desconocida para estas actividades y para las decenas de miles de personas que viven de ellas, y podría dotar de una nueva dimensión la vertebración y las posibilidades del asentamiento demográfico, en el que Aragón sería el gran beneficiario.

Con una buena definición de las marcas y los mercados, en esta conjunción de intereses y de dinamismo se aprecia tal cúmulo de fortalezas que conseguiría eliminar muchas de las debilidades de cada una de las comunidades para avanzar hacia un progreso desconocido en un área crucial para España.

Etiquetas