Opinión

Presente

Por
    OPINIÓNACTUALIZADA 08/03/2020 A LAS 01:00

    Las personas somos una gran acumulación de experiencias y vivencias que se van superponiendo unas sobre otras a lo largo del inexorable paso del tiempo, hasta conformar lo que somos en la actualidad.

    Así pues, permitir que estos recuerdos nos acaricien de vez en cuando con su aire tibio y evocador no tiene por qué ser algo negativo, pero ahora bien, no debemos anclarnos a ellos de una manera obsesiva.

    Porque, debido a esa vana ilusión del ser humano de intentar por todos los medios posibles recuperar aquellos momentos felices e importantes para nosotros que quedaron aparcados en el pasado de nuestras vidas, podemos hasta llegar a hacernos mucho daño y evitar el disfrute del presente así como de todo lo que nos espera por delante.

    De tal manera que, es conveniente menos encallarse en el ayer -aunque mantengamos una perspectiva de gratitud por habernos servido para aprender, crecer y madurar- y más búsqueda diaria de la felicidad en todas y cada una de las pequeñas cosas que, indefectiblemente, van saliéndonos a nuestro paso.

    Diego Sánchez Bolsa Inteligencia artificial Pero, ¿de verdad que queremos ser inmortales para este mundo y estar aquí para siempre, si nos lo permitieran ¿Queremos ser personas raras, hechas de cadáveres, y todo lo que nos podemos imaginar Es impresionante ver cómo damos vueltas a nuestras cabezas, para intentar conseguir cómo puede ser un ser humano hecho por mí. Ya no es humano. Ahora es más fácil maquinar inventos, porque ya se han visto muchas cosas y si la cabeza se nos devana, pensando en qué podemos hacer que fuera distinto a todo lo que hemos vivido hasta ahora y con eso hacernos millonarios, podríamos pensar que antes, otros, ya pensaron en realizar robots y de hecho, lo hicieron, lo que pasa es que ahora queremos llegar más lejos y en realidad, no sabemos quién querrá seguir viviendo en este mundo, que aunque quieran cambiarlo, seguirá habiendo guerras y los hombres, como ha ocurrido siempre en la historia, seguirán matándose unos a otros, cuando en realidad se podría vivir en concordia, pero no se sabe sabe por qué, nuestro pensamiento está en avanzar en algo que por mucho que avance, no se puede llevar a cabo; y además, iríamos dejando aquí en la tierra (mientras dieran de sí) porque si uno no se muere, algo fallará en esa inteligencia artificial, porque aún así, nada dura para siempre. Dejaríamos lo que fuera placentero a nuestros ojos, o sea, un infierno, antes de llegar al real.

    Carmen Bardají La política de pantanos Como en tantos otros temas, también en la política de pantanos es un dejar pasar el tiempo mareando la perdiz, años y años, para después no hacerlos. Hay casos, más lamentable aún, que después de haberlos hecho no sirven para nada.

    ¿Recuerdan cuánto se habló de aquel pantano, Lorenzo Loste, que se iba a hacer en Campo y que después de cincuenta años discutiendo de si son galgos o podencos, se decidió, por b o c, no hacerlo ¿No está ocurriendo ahora exactamente lo mismo con el de Biscarrués, del que llevan hablando más de treinta años, entre los partidarios del sí y los partidarios del no, para terminar, me supongo, como terminó el anterior ¿Y qué me dicen del que se hizo sin oposición alguna, el de Montearagón, que no se sabe si algún día servirá agua para beber y regar ¿Cuántos son los problemas y los años que llevan con el engrandecimiento del pantano de Yesa y con que si las laderas se vienen abajo o no Me supongo que el dinero que se debe malgastar durante tantos años para tratar de si se hace o no un determinado pantano y acabar no haciéndolo, no debe de ser moco de pavo. Pero por lo que se ve, malgastar millones y millones para no hacer nada, no tiene ninguna importancia para los que así actúan porque el dinero no es de ellos sino de todos. Y con lo que es de todos, lo sabemos, ellos no administran sino malgastan y en algunos casos se aprovechan y se quedan tan anchos. Y lo más grave de todo es lo mal que lo hacen pasar a los del sí porque no pueden regar, y a los partidarios del no que cada día se acuestan sin saber si al levantarse al día siguiente les van a decir que tienen que abandonar el pueblo y ahuecar el ala.

    Si salimos de los pantanos y entramos en las autovías y ferrocarril, sucede tres cuartos de lo mismo. ¿O no Ahí están las autovías de nuestra provincia que tuvieron que pasar años y años para que se comenzasen, años y años para que se haya hecho algo y años y años que seguirán pasando para que se terminen, esperemos.

    El Canfranero en vez de poner la directa para que vuelva a ser internacional como lo fue hace cincuenta años, se le pone la marcha atrás. ¿O no es eso lo que sucede con la falta de mantenimiento y, como consecuencia de ello, los abundantes descarrilamientos y el auxilio que necesitan los viajeros para poder llegar a su destino Por si aún fuera poco todo ello, ahora se ha quitado la expedición de billetes en las estaciones que se expendían.

    De la travesía central ni merece la pena hablar porque parece ser que abortó; es decir que murió antes de nacer, no sin estar hablando durante décadas sobre su embarazo.

    Desgraciadamente esta es la política desastrosa que tenemos y que se fundamenta en hablar y no hacer. Eso sí, los políticos viven como señores, mientras que el resto de ciudadanos estamos a verlas venir.

    Pascual Ascaso

    Etiquetas